Usuarios

Todos los horarios son UTC - 4 horas





Nuevo tema Responder al tema  [ 2 mensajes ] 
  Imprimir vista | Email a un amigo

Influenza,¿Un ataque del orden mundial o un engaño del gob.?
Autor Mensaje
NotaPublicado: Mié May 06, 2009 1:03 am 
Desconectado

Registrado: Vie Dic 05, 2008 2:57 pm
Mensajes: 65
Se ha abordado el asunto desde diversos puntos, pero se les olvida la parte espiritual, les pongo el siguiente enlace:

Influenza, ¿Un ataque del orden mundial o un engaño del gobierno? Por Jaime Duarte MartínezPublicado el 4 de Mayo de 2009 por Webmaster en a) Artículos, >6 Jaime Duarte


En torno a la epidemia presentada en México por el virus de

la Influenza se comparte la opinión del Consultor en imagen, Jaime Duarte, bajo tres diversas perspectivas.

1 La realidad de la enfermedad en sí y sus consecuencias.

2 La realidad espiritual en cuanto a nuestra relación con Dios. El pecado.

3 La realidad espiritual del demonio. El ataque del maligno contra México y

la Iglesia.

Todo esto, como leerá, no es una casualidad. Es interesante observar que ocurre en el tiempo de pascua, a dos semanas de la semana santa, a una semana de la fiesta de

la Divina Misericordia, a días de la consagración de los obispos al Espíritu Santo, a días del día de

la Santa Cruz (3 de mayo), a tres semanas de pentecostés y a tres meses de celebrar “Corpus Christi”. Por eso, sólo podremos comprenderlo mejor con los ojos de la fe y hacer algo en este mismo sentido.

1 La “epidemia porcina” o “epidemia humana” (llamada ahora así por

la Organización Mundial de

la Salud) es real no es un mito. No es un engaño del gobierno como grupos de izquierda o antagónicos al gobierno de Calderón están difundiendo (como es el caso de algunos miembros radicales del PRD y seguidores de López Obrador). Esta postura lamentablemente genera más confusión. Las muertes y los enfermos en México y en varias partes del mundo son reales, pero el hecho no forma parte de ninguna conspiración entre los gobiernos. La propia OMS elevó hoy al nivel 5 la alerta mundial, así mismo, parece que la epidemia no s originó únicamente en México. No obstante estos hechos fidedignos, por una parte el temor, pánico o paranoia de la población nos evidencian el grado de ignorancia, desinformación y exageración que existe (un poco por los propios medios y gobiernos como el de Marcelo Ebrard) y, por otra parte, la falta de confianza en Dios, en su providencia y en su poder.

Claro que deben tomarse precauciones o previsiones como las autoridades de salud han indicado, sin embargo, debemos conservar la calma, la paz y procurar realizar nuestras actividades normales. ¡No exagerar las cosas! Por supuesto que no puede ignorarse ni soslayarse el virus, pero tampoco caer, insisto, en el pánico.

Debemos, por tanto, ser portadores de esperanza, de ánimo y confianza en el Señor pese a las consecuencias políticas, económicas y sociales que seguramente traerá para el planeta tal epidemia, las cuales pueden ser sumamente graves. Está por verse aún lo peor.

2 A lo largo de la historia de la humanidad y de

la Iglesia hemos visto cómo diversos pueblos han sufrido o padecido guerras, pestes, enfermedades, epidemias, pandemias, inundaciones, incendios, torneados, terremotos, etc. Cuando los hombres se han apartado del plan de Dios, de sus mandamientos, de su amor y de su santa voluntad. Es una dirección directamente proporcional. Así fue como pasó, por ejemplo, en Nueva Orleans y en el sur de Asia con las inundaciones (huracán y tsunami respectivamente). ¿Los pecados? En el primero: ocultismo, y en el segundo: paganismo y tráfico sexual de niños, entre otros. Así podemos ver muchos casos de cómo poblaciones enteras quedaron casi diezmadas hasta que, y esto es lo más importante, sus habitantes y gobiernos se arrepintieron de sus pecados, infidelidades y faltas de amor a Dios. Así lo enseñan las sagradas escrituras en el antiguo testamento en el caso del pueblo judío y en otros pueblos paganos más que fueron exterminados como resultado de su traición al Señor. Existen, así mismo, revelaciones privadas del Señor Jesús y de

la Virgen María que lo confirman, pues nos encontramos muchas advertencias amorosas y súplicas, incluso hasta las lágrimas, respecto a la conversión de los hombres, de los gobiernos y de los pueblos. Incluso, encontramos en estas exhortaciones el aviso de males o desgracias que sobrevendrían en el caso de negarnos a obedecer

la Ley de Dios, así como la recuperación de la salud o de la paz en caso de volver a la casa del Padre. ¿Ejemplos? Fátima (1917); el Señor de

la Misericordia (Promesa de Jesús de preservar la casa o ciudad de la destrucción al venerar su imagen divina); la medalla milagrosa; el escapulario, etc., etc. Son ejemplos de cómo Dios y

la Virgen salieron a advertirnos de los peligros y, al mismo tiempo, nos dieron las armas para luchar y defendernos del mal.

Recuerdo, incluso, el caso relatado en el libro ¿quién es San Miguel Arcángel? (de Gloria Crux, Ed. Jesús de

la Misericordia, ecuador, 1974), en el cual se dice que, en cierta ciudad de Europa, se registró una epidemia terrible a causa del abandono de Dios por parte del pueblo. San Miguel Arcángel se apareció en ese lugar diciendo: ¡penitencia! ¡penitencia! Con esto quería decir que sus habitantes debían pagar su culpa y ofensa a Dios. Luego de un tiempo, desapareció la enfermedad de manera milagrosa cuando el pueblo imploró perdón y rogo la protección del Santo Miguel Arcángel.

En otras palabras, pienso que en el caso de México la aprobación del aborto en el D.F. (y el deseo de aprobarlo en todo el país), las muertes producto del narcotráfico, la fuerte disputa política, la corrupción en todos los niveles, la homosexualidad y el ocultismo (con la adoración creciente a la “santa muerte”, la tremenda penetración de la new age – paganismo y satanismo), son pecados gravísimos que ya claman justicia al cielo. En definitiva, nos hemos apartado como sociedad del camino de salvación que quiere Dios Padre y estamos pagando nuestras faltas.

¿Qué cuánto durará todo esto? Sencillo: hasta que Dios padre (por mediación de Cristo,

la Virgen de Guadalupe, los santos ángeles, los santos, los santos mártires mexicanos y las benditas animas del purgatorio) así lo quiera o lo permita; hasta ver seguramente nuestro corazón contrito o arrepentido.

Es muy importante que seamos consientes entonces que Dios es un Dios amoroso, bondadoso, pero también justo y, como todo un caballero, ha dejado que satanás y sus espíritus malignos actúen desencadenando dicha enfermedad porque así lo hemos querido voluntariamente al apartarnos de su ley santa y sabia. Lo ha permitido en su infinita sabiduría por nuestro propio bien. En definitiva, por nuestra purificación, fidelidad y salvación. Cristo también está padeciendo por esto.

3 Es una enfermedad nueva cuyo origen, como aprecia, es espiritual. Es decir, se trata de un nuevo ataque del maligno contra México, pues no quiere que nuestro país ***pla con la misión que Dios le tiene desde que

la Virgen se apareció a Juan Diego y se quedo en el ayate para siempre. Es un sello de predilección por nuestra nación (“no ha hecho cosa semejante con ninguna otra nación” exclamó un papa). Satanás sabe que desde México saldrá la liberación al mundo (del “mundo”, del demonio, de la carne y del pecado) pues

la Virgen de Guadalupe es la virgen profetizada del apocalipsis que espera el nacimiento de Jesús y pisará la cabeza del demonio). Por tanto, desea impedirlo a toda costa.

Lo anterior no es suposición de un servidor, pues Juan Pablo II vio a América como el continente de la esperanza, y a México, como la esperanza de la esperanza. México, considerado como “la reserva espiritual del mundo”, está entonces llamado a realizar un papel fundamental en la defensa y extensión del Reino de Dios, de la civilización del amor.

Como usted ya sabe, satanás está empeñado en confundirnos, engañarnos, distraernos, molestarnos, hostigarnos, enfermarnos, matarnos, destruirnos y perdernos (eternamente). Sabe que sus días están ya contados, que está derrotado en la cruz, que Cristo es más poderoso y habrá de confinarlo con todas sus huestes en el infierno para siempre y, por ello, ha desatado toda su fuerza en estos últimos tiempos (no confundir con el fin del mundo) por acabar con el hombre y truncar definitivamente el plan de Dios.

Diversos espíritus malignos, según la teología, tienen la capacidad o poder no sólo de tentar al hombre, sino de hacerlo pecar y enfermarlo de diversas maneras, algunas hasta imaginables. Pero ha sido el hombre quien le ha dado esa facilidad al apartarse de Dios, de su amor y de su gracia. En el mismo sentido, hay también varias revelaciones privadas (aprobadas y no aprobadas por

la Iglesia) que nos hablan de cómo el demonio va a aumentar su fuerza contra el género humano todo, y que será algo terrible si no estamos firmes en la fe, en la esperanza y en la caridad.


Reporte este mensaje
Arriba
 Perfil Email  
Responder citando  

Re: Influenza,¿Un ataque del orden mundial o un engaño del gob.?
NotaPublicado: Mié May 06, 2009 1:08 am 
Desconectado

Registrado: Vie Dic 05, 2008 2:57 pm
Mensajes: 65
---------
Se me olvidó poner el link de donde lo tomé,se trata de la web site del CONSEJO DE ANALISTAS CATOLICOS DE MÉXICO (CACM), su web site:

http://www.tiempodeanalisis.com/


Reporte este mensaje
Arriba
 Perfil Email  
Responder citando  

Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 2 mensajes ] 

Todos los horarios son UTC - 4 horas


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


Puede abrir nuevos temas en este Foro
Puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
cron