Usuarios

Todos los horarios son UTC - 4 horas





Nuevo tema Responder al tema  [ 31 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4  Siguiente
  Imprimir vista | Email a un amigo

Respuestas a Traicy
Autor Mensaje
NotaPublicado: Dom Oct 19, 2008 1:46 am 
Desconectado

Registrado: Mié Jul 09, 2008 10:37 pm
Mensajes: 289
Este tema se originó en otro hilo:

los-testigos-de-jehova-manejados-por-masones-t54s30.html


Originalmente Traicy interpeló a Zopilote de esta manera:

Entonces si tu religión es la verdadera explícame

¿Por qué adoran imágenes?
¿De donde sacan que hay que comulgar?
¿De dónde sacan que hay que ir a misa todos los domingos?
¿De donde sacan los sacramentos?
¿De donde sacan que hay que hacer procesiones con santos a cuesta?
¿De donde sacan que hay que confesarle los pecados al cura?
¿De donde sacan la doctrina del celibato?
¿De donde sacan la teoría de la trinidad?
¿De donde sacan que hay que rezar por las personas que han muerto?
¿De donde sacan la creencia del purgatorio?
¿De donde sacan que todas las personas buenas van al cielo?

Por favor respóndeme basándote en la Biblia



Enso respondió:

...Hola Traicy, me alegra que sea usted una más en este foro, entre quienes se animan a hablar cosas de la fe, vi las preguntas que planteó usted a Zopilote y lo primero que me vino a la mente es que esas y otras preguntas por el estilo se han planteado infinidad de veces y se han respondido otras tantas, por esta razón deseo preguntarle porque plantea usted esas preguntas tan reiterativas y fáciles de responder, siendo que además declara de antemano conocer la respuesta.

Si usted quiere yo se las puedo responder con mucho gusto, aunque a decir verdad me parece llover sobre mojado, la respuesta vendrá o no dependiendo de cual sea su intención, si es solo para seguir argumentando y hacer más grande esta palabrería que para mi gusto ya es excesiva no vale la pena, si es usted testigo de Jeová como intuyo, pues sepa usted, que conozco la diferencia doctrinal entre testigos de Jeová y católicos, así que dudo mucho que usted me convenza o yo la convenza.

Amiga Traicy si nos puede esbozar una buena razón por la cual repetir algo que se a dicho hasta la saciedad y que básicamente esta fuera del tema de este hilo, con gusto le respondemos, pero si es solo para exacerbar odios, la invito a que pasemos a hablar de otra cosa, lo mismo digo a los otros que participan en la conversación, antes de decir nada meditemos cual es nuestra motivación real para hablar...


Última edición por Enso el Dom Oct 19, 2008 2:18 am, editado 3 veces en total

Reporte este mensaje
Arriba
 Perfil Email  
Responder citando  

Re: Respuestas a Traicy
NotaPublicado: Dom Oct 19, 2008 1:49 am 
Desconectado

Registrado: Mié Jul 09, 2008 10:37 pm
Mensajes: 289
Traicy respondio:

...Gracias por prestar atención, no creo que sea mucho pedir responder unas preguntas, bueno si usted quiere dar su punto de vista con gusto lo leeré con muchisima atención, tampoco creo que sea llover sobre mojado, porque en lo personal aún no he encontrado las bases que sustenten dichas creencias, y fijate que nací en una familia católica y fuí criada como tal, sin embargo, nadie me ha sabido responder las preguntas antes mencionadas, ni curas, ni monjas, etc, me había dirijido al Sr Z ya que percibo que se quema en la llama del celo por sus creencias(que yo tambien tenía) y de las cuales estuve aferrada fuertemente y defendí a capa y espada, y de infundir odios no es la idea, además pienso que es absurdo odiar a otro porque no cree lo mismo que tú, yo escucho a cualquiera que quiera hablar. ¿El motivo?, simple, hacer comparaciones lógicas, analizar y sacar conclusiones. Adelante! si tiene las respuestas.Muchas gracias, saludos....

PD:El conocimiento lleva a comprensión, y la comprensión a tolerar a las personas cuyo punto de vista difiere del de uno.


Enso respondió:

Bien Traicy con gusto te iré respondiendo, una a una tus preguntas.


Reporte este mensaje
Arriba
 Perfil Email  
Responder citando  

Re: Respuestas a Traicy
NotaPublicado: Dom Oct 19, 2008 2:06 am 
Desconectado

Registrado: Mié Jul 09, 2008 10:37 pm
Mensajes: 289

¿De donde sacan la teoría de la trinidad?


Tricy de tus preguntas la más importante desde mi punto de vista es la de la Trinidad, que para mí y para la inmensa mayoría de la cristiandad no es una teoría sino una realidad, así que la abordaré primero.


Lo que te digo de primera entrada de acuerdo a nuestro catesismo es que nosotros no confesamos tres dioses sino un solo Dios en tres personas: "la Trinidad consubstancial"
La Unidad divina es Trina.


La base de esta confesión de fe en el misterio de la Santísima Trinidad es completamente escritural; Dios se revela (se da a conocer) en la Biblia como Trinidad:

(Mateo 3,16-17)

16 Apenas fue bautizado, Jesús salió del agua. En ese momento se le abrieron los cielos, y vio al Espíritu de Dios descender como una paloma y dirigirse hacia él.
17 Y se oyó una voz del cielo que decía: "Este es mi Hijo muy querido, en quien tengo puesta toda mi predilección".


(Mateo 28,19)

19 Vayan, entonces, y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo,
20 y enseñándoles a ***plir todo lo que yo les he mandado. Y yo estoy con ustedes hasta el fin del mundo".


No se puede negar la divinidad de Jesús


(Juan 8:57-59)

57 Entonces los judíos le dijeron: "¿Aún no tienes cincuenta años y has visto a Abraham?"
58 Jesús les respondió: "En verdad, en verdad os digo: antes de que Abraham existiera,Yo Soy."
59 Entonces tomaron piedras para tirárselas; pero Jesús se ocultó y salió del Templo.

(Juan 10:)

30. Yo y el Padre somos uno

31. Los judíos trajeron otra vez piedras para apedrearle.

32. Jesús les dijo: «Muchas obras buenas que vienen del Padre os he mostrado. ¿Por cuál de esas obras queréis apedrearme?»

33. Le respondieron los judíos: «No queremos apedrearte por ninguna obra buena, sino por una blasfemia y porque tú, siendo hombre, te haces a ti mismo Dios.»

34. Jesús les respondió: «¿No está escrito en vuestra Ley: Yo he dicho: dioses sois?

35. Si llama dioses a aquellos a quienes se dirigió la Palabra de Dios - y no puede fallar la Escritura -

36. a aquel a quien el Padre ha santificado y enviado al mundo, ¿cómo le decís que blasfema por haber dicho: "Yo soy Hijo de Dios"?

37. Si no hago las obras de mi Padre, no me creáis;

38. pero si las hago, aunque a mí no me creáis, creed por las obras, y así sabréis y conoceréis que el Padre está en mí y yo en el Padre


(Juan 14)

7. Si me conocéis a mí, conoceréis también a mi Padre; desde ahora lo conocéis y lo habéis visto.»
8. Le dice Felipe: «Señor, muéstranos al Padre y nos basta.»

9. Le dice Jesús: «¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros y no me conoces Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre. ¿Cómo dices tú: "Muéstranos al Padre"?


No se puede negar a la persona del Espiritu Santo, la Biblia se refiere al Espíritu Santo como a una persona:

(Hechos 5,3)

"Pedro le dijo: 'Ananías, ¿cómo es que Satanás llenó tu corazón para mentir al Espíritu Santo, y quedarte con parte del precio del campo?”

No es posible mentirle a una fuerza, solo a una persona.

(II Cor 3,17)

"Porque el Señor es el Espíritu, y donde está el Espíritu del Señor, allí está la libertad"


Estos son algunos de los pasajes de la Sagrada Escritura que sustentan la naturaleza Trina de Dios, a continuación voy a transcribir una serie de contestaciones católicas en respuesta a las objeciones especificas, planteadas por Testigos de Jehová


Última edición por Enso el Dom Oct 19, 2008 2:26 am, editado 1 vez en total

Reporte este mensaje
Arriba
 Perfil Email  
Responder citando  

Re: Respuestas a Traicy
NotaPublicado: Dom Oct 19, 2008 2:15 am 
Desconectado

Registrado: Mié Jul 09, 2008 10:37 pm
Mensajes: 289
1 Respuestas preparadas por el sacerdote Jordi Rivero
Original en:



ERRORES DOCTRINALES

"...guarda el depósito. Evita las palabrerías profanas, y también las objeciones de la falsa ciencia; algunos que la profesaban se han apartado de la fe". I Timoteo 6,20-21.

Los Testigos son un compendio de las herejías más serias de todos los siglos. No es posible ni presentar aquí todos sus errores ni refutarlos con todos los pasajes Bíblicos y otros argumentos. Veamos aquí algunos ejemplos.

ERROR #1: NIEGAN LA SANTÍSIMA TRINIDAD

De este error se desprenden todos los demás. Los Testigos no reconocen el misterio principal de la fe cristiana: la Santísima Trinidad. Sí reconocen, como nosotros, que hay un solo Dios (son monoteístas). Pero no reconocen a las tres Personas divinas. Por eso no son cristianos por mucho que pretendan serlo.

Respuesta: Dios se revela (se da a conocer) en la Biblia como Trinidad:

Biblia:
"Bautizado Jesús, salió luego del agua; y en esto se abrieron los cielos y vio al Espíritu de Dios que bajaba en forma de paloma y venía sobre él. Y una voz que salía de los cielos decía: «Este es mi Hijo amado, en quien me complazco.» (Mateo 3,16-17)
Jesús: "Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo" (Mateo 28,19).

Catecismo:
La Trinidad es una. No confesamos tres dioses sino un solo Dios en tres personas: "la Trinidad consubstancial" (15)
La Unidad divina es Trina.(16)

ERROR #2: NIEGAN LA PERSONA DEL ESPÍRITU SANTO.

Escriben "Espíritu Santo" sin mayúsculas ya que no lo tienen por persona sino solo como una "fuerza" de Dios.

Respuesta:

Vimos citas bíblicas en el error #1 donde se habla de la Trinidad de la que el Espíritu Santo es la tercera Persona.

Además, la Biblia se refiere al Espíritu Santo como a una persona:
"Pedro le dijo: 'Ananías, ¿cómo es que Satanás llenó tu corazón para mentir al Espíritu Santo, y quedarte con parte del precio del campo?'" (Hechos 5,3). No se le puede mentir a una fuerza, solo a una persona.
"Porque el Señor es el Espíritu, y donde está el Espíritu del Señor, allí está la libertad". (II Cor 3,17)

ERROR #3 "NIEGAN LA DIVINIDAD DE JESUCRISTO

Sin duda los Testigos dicen muchas cosas bellas de Jesucristo. Pero niegan lo esencial de la fe cristiana: No aceptan Su divinidad. Quizás este es el error que mas esconden. No se dejen enfrascar en otros temas secundarios. En su propia revista "¡Despertad!" (8 de diciembre `98, pag. 8) los Testigos dicen:

"(Jesús) fue la primera y única creación directa del Todopoderoso, quién lo formó en el cielo hace incontables siglos, antes que a los ángeles y el mundo físico. Se le llama por ello el "unigénito" de Dios.""

Los Testigos reconocen que Jesús es el "unigénito" pero inventan para esta palabra una interpretación carente de todo fundamento.

Definición correcta de "unigénito": "Hijo único". (vea cualquier diccionario)
Definición de "unigénito" inventada por los Testigos: "primera y única creación directa".

¿Por qué los Testigos hacen este invento?.

Porque quieren a todo costo negar la divinidad de Jesús, la cual se deduce del hecho de que El es el Hijo único de Dios. Todo hijo es siempre de la naturaleza de sus padres. También Jesús es de la naturaleza de Dios Su Padre. Es decir, de naturaleza es divina. Jesús, decimos en el credo, fue "engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre". Jesús es Dios.

El Verbo (la segunda persona de la Trinidad) quiso asumir la naturaleza humana y por eso quiso nacer y tener madre humana: La Santísima Virgen María. En Jesús hay entonces dos naturalezas: la divina y la humana.

Jesús es también el "primogénito" porque es el primero de todos los que en El son hijos de Dios (nosotros). Somos, sin embargo, adoptados en Cristo. Por eso no tenemos naturaleza divina propia sino que participamos de ella por Cristo, con El y en El.


La divinidad también se deduce claramente en Juan 1,1:
"En el principio existía la Palabra y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios."

PERO, lamentablemente, los Testigos mutilaron sus Biblias para que lean en vez: "y la palabra era un dios". Esta traducción contradice claramente el texto griego original.

Así quieren interpretar que Jesús, siendo un "dios" (sin mayúscula), es ciertamente muy poderoso, habiendo recibido de Dios muchos favores, pero es una criatura suya y no Dios.

Dicen que Jesús es el Arcángel Miguel:

Pero no paran con eso. Dicen que Jesucristo antes de venir al mundo y después de la resurrección es el Arcángel Miguel (17). Mientras estaba en la tierra no era arcángel sino un miembro eminente de los Testigos (¡Aunque estos no existían hasta el 1879!).

Para identificar a Jesús como arcángel se apoyan en 1 Tes 4,16 donde dice que Jesús vendrá "a la orden dada por la voz de un arcángel". Dicen que si Jesús viene por la voz de un arcángel, el es ese arcángel.

Lo identifican con San Miguel porque dicen que este es el único arcángel que existe.(18) El lector podrá comprobar que este argumento es absurdo. Es claro que ni en este pasaje ni en ningún otro lado la Escritura dice que Jesús es un arcángel ni un ángel.

Además, Hebreos 1,5 dice: "En efecto, ¿a qué ángel dijo alguna vez: Hijo mío eres tú; yo te he engendrado hoy; y también: Yo seré para él Padre, y él será para mi Hijo?"

Pero a Jesús Dios si le dice "Hijo"(19). Por lo tanto Jesús no es un ángel. Es el Señor dueño de ellos.

En Hebreos 1,6 dice "Y nuevamente al introducir a su Primogénito en el mundo dice: Y adórenle todos los ángeles de Dios."

Los ángeles no pueden adorar a otro ángel sino solo a Dios.

¿Cómo resuelven los Testigos este problema? En el 1970 sacaron una nueva "traducción" de su "Biblia"(20) en la que la palabra adorar convenientemente desapareció de Hebreos 1,6.

Dicen que Jesucristo no es Dios porque es obediente

Para negar la divinidad de Jesucristo, los Testigos señalan Su obediencia y humildad que se manifiestan en toda Su vida desde Su nacimiento hasta Su muerte. Si Jesús obedece al Padre, razonan los Testigos, no puede ser Dios sino una criatura.

Se apoyan en la Biblia:
Juan 5,19 "Jesús, pues, tomando la palabra, les decía: «En verdad, en verdad os digo: el Hijo no puede hacer nada por su cuenta, sino lo que ve hacer al Padre: lo que hace él, eso también lo hace igualmente el Hijo.
Juan 7,18 "El que habla por su cuenta, busca su propia gloria; pero el que busca la gloria del que le ha enviado, ese es veraz; y no hay impostura en él.
Juan 8,28 " Les dijo, pues, Jesús: «... y que no hago nada por mi propia cuenta; sino que, lo que el Padre me ha enseñado, eso es lo que hablo."
Mateo 26,39 "Y adelantándose un poco, cayó rostro en tierra, y suplicaba así: «Padre mío, si es posible, que pase de mí esta copa, pero no sea como yo quiero, sino como quieras tú.»
Marcos 14,36 "Y decía: «¡Abbá, Padre!; todo es posible para ti; aparta de mí esta copa; pero no sea lo que yo quiero, sino lo que quieras tú.»

Respuesta:

Nuestra mentalidad caída nos hace pensar que quien obedece es inferior. En el mundo el mas fuerte es quien manda. Jesús, siendo Dios, quiso revelarnos otro camino:

Jesucristo, siendo Dios, quiso rebajarse.

"El cual, siendo de condición divina, no retuvo ávidamente el ser igual a Dios. Sino que se despojó de sí mismo tomando condición de siervo haciéndose semejante a los hombres y apareciendo en su porte como hombre; y se humilló a sí mismo, obedeciendo hasta la muerte y muerte de cruz." (Filipenses 2,6-8).

La obediencia y el amor de Jesucristo hacia el Padre repara nuestra desobediencia y desamor y así nos redime y salva del castigo que merecemos.

Los Testigos, como otros muchos, se resisten ante la imagen de un Dios tan amoroso como lo revela Jesucristo. Ven a Dios solo desde el ángulo de su omnipotencia y trascendencia sobre el hombre. No aceptan la Encarnación a pesar de tantos pasajes que lo indican.

El Cristo humilde y sufriente de la Biblia es el mismo que manifiesta su poder y su gloria divina. Una vez más vemos la necesidad de tomar en cuenta toda la Biblia y no interpretar algunos pasajes aisladamente.

Jesús quiso que los discípulos le siguieran por el camino de la obediencia y la humildad.

Mateo 20,25-28: " Mas Jesús los llamó y dijo: «Sabéis que los jefes de las naciones las dominan como señores absolutos, y los grandes las oprimen con su poder. No ha de ser así entre vosotros, sino que el que quiera llegar a ser grande entre vosotros, será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros, será vuestro esclavo; de la misma manera que el Hijo del hombre no ha venido a ser servido, sino a servir y a dar su vida como rescate por muchos.»"

La Biblia nos enseña la divinidad de Jesucristo

Además de los pasajes ya examinados....
"Cuando hayáis levantado al Hijo del hombre, entonces sabréis que Yo Soy". Yo Soy es el nombre de Dios y así lo entendían los judíos, por eso querían matarle. (Jn 8,28)
"...por medio de su Hijo Jesucristo. Este es el Dios verdadero y la vida eterna" (1 Jn 5,20)
"...Nuestro único dueño y Señor Jesucristo" (Judas 4).
Tomás dice: "Mi Señor y mi Dios" (Jn 20,28). Si estas palabras fueran un error ciertamente Jesús le hubiera corregido, pero Jesús le dice "«Porque me has visto has creído. Dichosos los que no han visto y han creído.» (Juan 20,29)
" los patriarcas; de los cuales también procede Cristo según la carne, el cual está por encima de todas las cosas, Dios bendito por los siglos. Amén." (Rom 9,5)
Pedro confiesa a Jesús como "el Cristo, el Hijo de Dios vivo" (Mt 16,16). Jesús le responde «Bienaventurado eres Simón, hijo de Jonás, porque no te ha revelado esto la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos. (Mateo 16,17) (21)
Jesucristo dice : "Yo y el Padre somos uno" (Jn 10,30). Los Testigos objetan diciendo que este pasaje se refiere solo a unidad de intenciones. Pero los que escuchaban a Jesús sabían que el se proclamaba uno en ser con el Padre y por eso querían matarle: "los judíos procuraban con mayor empeño apedrearle porque no solo quebraba el sábado, sino que llamaba a Dios su Padre haciéndose igual a Dios" (Jn 10,33)
"Le dice Jesús: «Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre sino por mí. Si me conocéis a mí, conoceréis también a mi Padre; desde ahora lo conocéis y lo habéis visto.»
Le dice Felipe: «Señor, muéstranos al Padre y nos basta.» Le dice Jesús: «¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros y no me conoces Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre. ¿Cómo dices tú: "Muéstranos al Padre"? ¿No crees que yo estoy en el Padre y el Padre está en mí? Las palabras que os digo, no las digo por mi cuenta; el Padre que permanece en mí es el que realiza las obras. Creedme: yo estoy en el Padre y el Padre está en mí. Al menos, creedlo por las obras." (Jn 14,6-9)
Ante el Sanedrín, a la pregunta de sus acusadores: "Entonces, ¿tú eres el Hijo de Dios?", Jesús respondió: "Vosotros lo decís: yo soy" (Lc 22,70; Cf. Mt 26,64; Mc 14,61)"
Ya mucho antes, El se designó como el "Hijo" que conoce al Padre (Cf. Mt 11,27; 21,37-38), que es distinto de los "siervos" que Dios envió antes a su pueblo (Cf. Mt 21, 34-36), superior a los propios ángeles (Cf. Mt 24,36). Distinguió su filiación de la de sus discípulos... y subrayó esta distinción: "Mi Padre y vuestro Padre" (Jn 20,17)(22).

Qué dice el Catecismo

Dios Padre ha revelado su omnipotencia de la manera más misteriosa en el anonadamiento voluntario y en la Resurrección de su Hijo, por los cuales ha vencido el mal. Así, Cristo crucificado es "poder de Dios y sabiduría de Dios. Porque la necedad divina es más sabia que la sabiduría de los hombres, y la debilidad divina, más fuerte que la fuerza de los hombres" (1 Cor 2,24-25)(23)

Jesucristo es verdadero Dios y verdadero hombre en la unidad de su Persona divina; por esta razón El es el único Mediador entre Dios y los hombres.

Jesucristo posee dos naturalezas, la divina y la humana, no confundidas, sino unidas en la única Persona del Hijo de Dios.(24)

Conclusión

Jesús se revela como Dios. La Palabra de Dios así lo afirma. Entonces no queda alternativa: o Jesús es Dios como El dice o sería un mentiroso. Su vida, sus obras, su resurrección y el poder del Espíritu Santo actuando en la Iglesia y en los creyentes confirman que Jesús dice la verdad: Jesucristo es el Señor, el Dios vivo. Esta es la fe de la verdadera Iglesia desde el principio(25)

Tenemos que concluir que los Testigos de Jehová no son cristianos porque niegan la divinidad de Cristo. Nos dice el Catecismo: "La fe en la verdadera encarnación del Hijo de Dios es el signo distintivo de la fe cristiana: "Podréis conocer en esto el Espíritu de Dios: todo espíritu que confiesa a Jesucristo, venido en carne, es de Dios" (1 Jn 4,2)"(26)

ERROR # 4: NIEGAN QUE JESÚS MURIÓ EN LA CRUZ

Se oponen a la veneración de la cruz (27) alegando que:
Jesús no murió en la cruz sino en un "madero".
La cruz es un símbolo pagano que se usaba antes de Cristo e introducido en el cristianismo a mediados del siglo III d.C.

Respuesta:

Nadie duda (excepto los Testigos) que la cruz era utilizada por los romanos para sentenciar a muerte. Es un hecho histórico ampliamente documentado.

La razón por la que veneramos la cruz es que Cristo quiso morir en ella para salvarnos. Es por eso signo del cristianismo, no desde el siglo III como alegan los Testigos, sino desde el tiempo de los Apóstoles. Tanto S. Pedro como S. Pablo dan claro testimonio de su amor a la cruz, como se explica mas adelante.

La palabra "madero" (Hechos 5,30) se refiere a la materia y no a la forma del instrumento. Por eso se puede decir que Jesús murió en una cruz como también que murió en un madero(28). El error de los Testigos es que confunden las cosas y terminan rechazando la cruz.

El Nuevo Testamento menciona explícitamente a la cruz 29 veces y hace referencia a la cruz más de 48 veces. Para el cristiano la cruz es central porque es el sacrificio por el que Cristo nos salva. Dice S. Pablo: "Decidí ignorar todo excepto a Jesucristo y este crucificado" (I Cor 2,2); "Dios me libre de gloriarme más que de la Cruz de Nuestro Señor Jesucristo" (Gal 6,14); "Mi amor está clavado a la cruz (Rom 7,2 Cf. 1 Cor 1,8; Fil 3,18; Gal 6,14...).

Tenemos el testimonio irrefutable de la fe de la Iglesia desde el principio y de los historiadores de la época. Todo esto lo ignoran los Testigos con tal de enterrar la cruz y el verdadero cristianismo.

Los Testigos se afanan por erradicar todo vestigio del cristianismo auténtico porque no creen en Jesucristo como Señor y salvador. Por eso consideran la veneración de la cruz idolatría. Resienten que se adore a Jesucristo porque no lo reconocen como Dios.

Consideran la cruz señal de vergüenza en esto concuerdan con los que creían haber triunfado cuando lo crucificaron.

Detrás de este odio a la cruz está Satanás quién por ella fue vencido y huye de su poder.

ERROR # 5: NIEGAN LA RESURRECCIÓN CORPORAL DE JESUCRISTO

Dicen que Jesús resucitó como espíritu sin cuerpo. El cuerpo, según ellos, se pudrió en la tumba. Lo que resucitó, dicen, fue un espíritu angélico.

Respuesta:

Qué dice la Biblia:
Dice el ángel: "no está aquí, ha resucitado, como lo había dicho. Venid, ved el lugar donde estaba". (Mateo 28,6) Es evidente que el ángel anuncia que no quedó un cuerpo en la tumba.
Dice Jesucristo resucitado: "Vean mis manos y mis pies, que Yo mismo soy; pálpenme y vean, porque un espíritu no tiene carne y huesos así como contemplan que Yo tengo" (Lc 24,39).
Jesús resucitado dice a Tomas: "Toma tu mano y métela en mi costado..." (Jn 20,27).

Los discípulos después de la Pasión del Señor no estaban inclinados a creer en la Resurrección.. Al principio no creyeron a las mujeres que regresaban del sepulcro y "sus palabras les parecían como desatinos" (Lc 24,11). Cuando Jesús se manifiesta, "les echó en cara su incredulidad" (Mc 16,14). Cuando lo ven resucitado, al principio creen que es un espíritu (Cf. Lc 24,39). Ante una aparición de Jesús "algunos sin embargo dudaron" (Mt 28,17). Pero la experiencia directa de la realidad de Jesús resucitado les lleva a la fe y a descartar que fuese un fantasma o un espíritu sin cuerpo.(29)

El Catecismo:

Jesús resucitado establece con sus discípulos relaciones directas mediante el tacto (Cf. Lc 24,39; Jn 20,27) y el compartir la comida (Cf. Lc 24,30. 41-43; Jn 21,9. 13-15). Les invita a reconocer así que el no es un espíritu (Cf. Lc 24,39) pero sobre todo a que comprueben que el cuerpo resucitado con el que se presenta ante ellos es el mismo que ha sido martirizado y crucificado ya que sigue llevando las huellas de su pasión (Cf. Lc 24,40; Jn 20,20. 27). Este cuerpo auténtico y real posee sin embargo al mismo tiempo las propiedades nuevas de un cuerpo glorioso... por esta razón también Jesús resucitado es soberanamente libre de aparecer como quiere...(30)




A continuación te transcribo un texto que tome de aquí:






Objeciones contra la Santísima Trinidad


1ª Objeción: Salmo 90:2

35. -Los Testigos de Jehová lo citan para probar que el Padre es mayor que el Hijo. El texto dice: "Tú que habitas al abrigo del Altísimo y moras a la sombra del Todopoderoso, a Dios (dices) : Mi refugio y fortín, mi Dios en quien confío".

Contestación 1ª

1 - El Salmo habla del justo que confía en Dios;
2 - Es cierto que el diablo tentador refiere a Jesús el vers. 11 de este salmo;
3 - En todo caso, si se refiriera a Jesús, sería en cuanto hombre, no en cuanto Dios.
Por estos motivos, la objeción no tiene ningún valor.

2ª Objeción: Juan 11:28


En dicho texto de San Juan dice Jesús: "El Padre es mayor que Yo".

Contestación 2ª

El Padre es mayor que Jesús en cuanto a la humanidad de Cristo, pero igual a Jesús en cuanto a la Divinidad; pues Jesús es Dios.
Esto resulta claro del contexto. En efecto, en el mismo vers. 28 anuncia a los Apóstoles que va al Padre; al Padre va en cuanto hombre, pues en cuanto Dios está siempre con el Padre y es una sola cosa con Él.
En este mismo sentido en Hebreos 2:7 se dice que es mayor que los ángeles, pues la naturaleza angelical es superior a la naturaleza humana. ¿Por qué luego ilógicamente, aunque estén en lo cierto, los Testigos de Jehová sostienen que el Hijo es superior a los ángeles?

3ª Objeción: De Paraíso c.20 N.4 - Col. 1:16 a 18 Juan 3:16 - Apoc. 3.14


En esta notación de "De Paraíso perdido..." dice: "El que el Padre es dé más edad que el Hijo es razonable y es lo que la Biblia enseña".

Contestación 3ª

Aquí el autor de "De Paraíso perdido... "habla del Padre Eterno como Dios, y habla del Hijo en cuanto el Verbo. El hablar "de más edad" en un Ser eterno no es muy filosófico, ni teológico. Con todo, interpreto la idea del autor: quiere afirmar que el Padre es anterior al Hijo. Y para probar cuanto afirma cita los textos arriba notados, que son:
1° -Col. l:16 a 18, el cual dice que el Hijo "es la imagen de Dios invisible, engendrado ante toda creatura; pues en Él fueron creadas todas las cosas".
Contesto: En este texto no veo nada de cuanto afirman los Testigos de Jehová, esto es, que el Verbo es una creatura, posterior al Padre que lo creó. Veo por el contrario, cuanto afirmamos nosotros, esto es, que el Verbo es el Hijo del Padre y engendrado por Él, en el sentido arriba explicado.
2º -Juan 3:16, donde dice: "Dios nos envió a Su Hijo Unigénito".
Contesto: Y esto es cuanto afirmamos nosotros; pero tampoco sostiene la tesis de los Testigos de Jehová. 3° - Apoc: 3:14, donde dice: "Esto lo dice el Amen, el Testigo fiel y veraz, el Principio de la creación de Dios".
Contesto: Esto tampoco apoya la tesis de los Testigos de Jehová. Las palabras "Principio de la creación de Dios" no significa que el Verbo sea una creatura, sino que es el principio y la causa ejemplar de todas las creaturas.

Resumiendo:
1° -Ninguno de los textos citados por los Testigos de Jehová prueba lo que ellos afirman;
2° -Estos textos corroboran la tesis católica;
3° -Puesto que, como lo hemos probado con la Biblia, el Verbo es Dios, no puede ser ni, inferior, ni posterior a nadie;
4º -Puesto que la Biblia nos enseña que hay un solo Dios, y además, que el Padre es Dios, que el Hijo es Dios y que el Espíritu Santo es Dios, tenemos que creer que hay un solo Dios en Tres Personas Distintas, esto es, tenemos que creer en la Santísima Trinidad.
O rechazar la Biblia y dejar de ser cristianos, o creer en este Misterio.
Los Testigos de Jehová, negando la Santísima Trinidad, se oponen, no sólo al catolicismo, sino a casi todo el cristianismo, y hacen revivir la herejía de Arrio.



I - AFIRMACIONES PROPIAS DE LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ

30. -Exordio:
En esta segunda parte expondré vuestras afirmaciones religiosas, exceptuando las que están conformes con la doctrina católica. Estas afirmaciones religiosas las extraje de vuestros libros, a los que cito en cada afirmación.
No todas estas afirmaciones religiosas son heréticas. Entre ellas hay algunas que, aunque erróneas, no han sido condenadas por la Iglesia.
Entre estas afirmaciones hay algunas que son secundarias. (Dios creó el mundo en 42.000 años; y la palabra día significa también 1.000 años). Hay una que ya pasó de moda: (que el nombre de Dios es únicamente "Jehová", pues no es más defendida por los sabios jehovistas).
Hay una que se basa en una mala interpretación de la Biblia (que sólo 144.000 serán elevados al cielo y que una "grande muchedumbre" pasará su paraíso terrenal en la tierra purificada). Hay dos que son profecías no ***plidas: (la del Fundador que aseguraba que Jesús volverá a la tierra en 1914 y que en 1915 cesarán los reinos terrenales y que quedará plenamente establecido el reino de Jehová. La segunda profecía es del juez Rutherford que afirmaba que en el año 1925 resucitarían los Patriarcas del Antiguo Testamento). Pero por fin, hay tres que son los pilares del Jehovismo y son:
1º. -Que Jesús no es Dios (y lógicamente que no existe el Espíritu Santo -o sea, que no es Dios- y que la Trinidad es un mito pagano).
2º. -Que el alma es mortal (y por ende que no existe el infierno, que según ellos, es un susto pagano).
3º. -Que la segunda venida de Cristo se produjo en 1914. Siendo lema de nuestro opúsculo el axioma: "No puede ser divina una religión que contenga el error, aunque sea uno sólo", bastaría que haya resultado errónea una sola afirmación religiosa de los jehovistas, para demostrar que la religión de los Testigos de Jehová es falsa. Pero cuando se demuestra que los tres pilares del Jebovismo deben caer, se sigue por lógica consecuencia que ha llegado la hora que nuestros hermanos jehovistas piensen en cobijarse en el edificio más sólido, en el único sólido que tiene por base dos piedras: la principal e invisible, Cristo; y la ;piedra fundamental, visible y vicaria Kefas, San Pedro.

Afirmación 1ª

31. -El verbo no es Dios, sino que es una criatura: En "De Paraíso Perdido" cap. 2:5, dicen: "Dios creó al Hijo (Palabra) y por medio del Hijo creó todas las cosas". La posición de los Jehovistas hacia Jesús no es racionalista, pues le consideran más que Hombre. Es más ¡bien Arriana pues le reconocen preexistente a su encarnación, aunque afirmen que es una criatura de Jehová, aunque sea la primogénita y unigénita, por medio de la cual Jehová hizo todas las demás criaturas.
En "Sea Dios veraz" ip. 34, se llega a decir: "Estando antes de todas las otras criaturas, él era un Dios, pero no el Todopoderoso Dios, que es Jehová".
Es tan grosera la idea de un Dios criado y no Todopoderoso, que los mismos jehovistas la rechazan. Todos los jehovistas que hablaron conmigo querían evitar la cuestión de la Divinidad de Cristo, pero, ante la insistencia para que se declarasen abiertamente, todos negaron la Divinidad de Cristo.

Contestación 1º

Estamos muy de acuerdo con los Testigos de Jehová en que Dios haya creado todas las cosas por medio del Hijo; pero es una herejía afirmar de que el Hijo es una criatura del Padre.
Probaré con la Biblia que el Hijo es Dios, y Juego que Jesús es Dios.
San Juan (1:1) dice: "En el principio existía el Verbo y el Verbo estaba cabe Dios y el Verbo era Dios". Este texto es usado por los jehovistas para negar la Divinidad de Cristo. El Diagloton Enfático traduce: "En un principio era el Verbo y el Verbo era con Dios, y un Dios era el Verbo". Aunque esta traducción es inexacta pues el artículo "un" no existe en griego, por sí podría tener recta interpretación, pero como dije, la traducción no es fiel. La fiel es: En un principio (antes de la creación) era (existía) el Verbo estaba cabe Dios, y el Verbo era Dios. Luego este texto atribuye al Verbo la eternidad, la divinidad y distinta personalidad.
Y en 1:14 dice: "Y el Verbo se hizo carne". Este texto demuestra que el Verbo existía en el principio, antes de la creación, pues "todas las cosas fueron hechas por Él" (El Verbo) (Juan 1:3); luego, este Verbo es eterno, y este Verbo eterno era Dios, y este Verbo eterno Dios que se hizo carne es Jesucristo. (Juan 1:14).
San Pablo (Rom. 9:5) dice: "Los Patriarcas... de quienes desciende el Mesías según la carne, quien es Dios bendito sobre todas las cosas por los siglos".
En San Mateo 28:17 leemos: (Los Once), "viéndole le adoraron".
El mismo San Pablo (Hebr. 1:6) al introducir al Primogénito en el mundo dice: "Y adórenle 'los Ángeles de Dios". Bien se sabe que se adora sólo a Dios.
Y en e'1 versículo 1:8 de la misma carta a los Hebreos dice: "Respecto del Hijo" (dijo): "Tu trono, ah Dios, por los siglos". San Pablo, también en Filip. 2:6-8 dice: "El cual (Jesús), existiendo en forma de Dios (puesto que existía en forma de Dios, o a pesar de existir en forma de Dios), no consideró (como) presa (arrebatada) el ser igual a Dios (esto es, Dios)".
En San Juan 20:28, cuando Santo Tomás ve a Jesús resucitado exclama: "Señor mío y Dios mío". A estas palabras recibe la aprobación de Jesús porque- "ha creído". En el mismo San Juan 10:30 leemos: "El Padre y Yo somos una misma cosa". Los jehovistas afirman que en Juan 10:30 Jesús habla de una simple unión moral o de voluntades como cuando dijo (Juan 17:21) "Ruego para que todos sean uno, como Tú, Padre, estás en Mí y Yo en Ti". La comparación no vale, pues se propone a los Apóstoles como modelo, sin afirmar que sean de la misma naturaleza. Así cuando el mismo Jesús dice: (Mateo 5:48) "Sed perfectos como es perfecto vuestro Padre Celestial", no quiere significar que el hombre puede alcanzar la perfección Divina, sino que se esfuerce a imitar su Bondad.
El verbo somos, -indica -la pluralidad de las Personas, y las palabras "una misma cosa", indican la identidad de las sustancias. Con esta frase Jesús se proclamó Dios. Y esto, que no comprenden los jehovistas, lo comprendieron bien los oyentes judíos; en efecto, los judíos tomaron piedras para lapidarlo, dando por motivo de la lapidación lo siguiente: "Porque siendo Tú hombre, te haces Dios". Y por haberse declarado Dios, los judíos lo entregaron a Pilato (Juan 19:7). (Véase también Juan 5:18.)

Objeciones contra la Divinidad de Jesús

He notado que cuando pregunté a los Testigos de Jehová si Jesús es Dios, tanto los adelantados en la doctrina jehvítica como los incipientes, me contestaban: "Es Hijo de Dios".
Sólo urgiendo una contestación explícita, declaraban que Jesús no es Dios.
Paso ahora a contestar vuestras objeciones.

1ª Objeción: Salmo 109:3

32. -Citáis el Salmo 109:3 que dice: "Antes de la aurora como a rocío te engendré".

Contestación 1ª

En el Salmo 109:3 se dice que el Padre engendró al Hijo. Esto es lo que decimos nosotros también. Pero como el Padre es Padre Ab eterno, así ab eterno el Hijo es engendrado. Éste es el argumento traído por San Atanasio contra los Arriarnos que, como los Testigos de Jehová, sostenían que el Verbo no es Dios.

2ª Objeción: Juan 1:18


Citáis a Juan 1:18 que dice: "A Dios, nadie lo ha visto jamás; el Hijo unigénito existente en el seno del Padre, él mismo es quien le ha conocido".

2ª Contestación


Este texto prueba menos aún que el anterior lo que queréis probar. El titulo de Unigénito -no indica "creatura"; tanto más cuanto que el mismo San Juan en el mismo Capítulo declara que el Verbo es Dios, y un Dios no ;puede ser criatura.
Notemos que San Juan en 1:1 no dice que el Verbo tuvo principio; sino que al contrario, afirma que "el Verbo estaba en el principio".
Testigos de Jehová: si creéis en la Biblia tendréis que admitir la divinidad del Verbo, y por ende, la de Jesucristo.

Afirmación 2ª

33. -El Espíritu Santo no es Dios:
Los Testigos de Jehová escriben siempre Espíritu Santo con letras minúsculas. Además impugnan el Misterio de la Santísima Trinidad, afirmando que sólo el Padre es Dios. "El espíritu santo (con minúscula) es el; poder activo invisible del Todopoderoso Dios", dice Sea Dios Veraz, pág. 89.

2ª Contestación

Que el Espíritu Santo es Dios lo probamos con textos directos y además con textos que; prueban la existencia de la Santísima Trinidad.
Hechos 5:3 y 4 y dijo Pedro: Ananías ¿por qué ha llenado Satanás tu corazón a que mintieses al Espíritu Santo?... No has mentido a los, hombres, sino a Dios (Mintiendo al Espíritu Santo que es Dios).
1 Cor. 6:19 "¿No sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo que está en vosotros?"
1 Cor. 3:16 "¿No sabéis que sois el templo de Dios, y que el Espíritu Santo habita en vosotros?".
En el punto siguiente traeremos los textos que declaran Dios simultáneamente al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

Afirmación 3ª

34. - La Trinidad es un mito pagano:
Así se intitula un librito de los Testigos de Jehová que me obsequiaron en Las Parejas. Véase además en De Paraíso Perdido cap. 20:14 y 15. "Satanás es quien originó la doctrina de la "trinidad". Sea Dios Veraz p. 81 (Escribe "satanás" con mayúscula y "trinidad" con minúscula.

3ª Contestación

Puesto que hay un solo Dios (y esto lo admiten los Testigos de Jehová); Puesto que el Padre es Dios (y esto también lo admiten);
Puesto que el Hijo es Dios (lo hemos demostrado con la Biblia);
Puesto que el Espíritu Santo es Dios (como lo de muestro en el Nº 33), hay que deducir de todo esto que hay un solo Dios en Tres Personas que se llaman Padre, Hijo y Espíritu Santo. Esto es, que existe la SANTÍSIMA TRINIDAD.
Es cierto que en la Biblia no se encuentra la palabra "Trinidad"; pro no es menos cierto que en la Biblia se encuentra en varios lugares la idea de la Santísima Trinidad. En efecto:
a) Mateo 3:16 sig. "Bautizado Jesús salió luego del agua, y he aquí que vio abrírsele los cielos y al Espíritu de Dios descender como paloma y venir sobre él, mientras una voz del cielo decía: Éste es mi Hijo muy amado, en quien tengo mis complacencias.
Veamos al Padre que habla al Hijo bautizado, y al Espíritu Santo que desciende en forma de paloma.
b) Mateo 28:16 a 19 narra: "Los once Discípulos se fueron a Galilea, al monte donde Jesús les; había ordenado; y viéndole, le adoraron (es decir, le reconocieron Dios)... Jesús les habló diciéndoles... «Id y enseñad a todas las gentes, bautizándolas en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo»".
Notemos que Jesús no dijo "en los nombres", sino "en e!1 nombre", indicando así la Unidad de Dios. Nombrando luego las Tres Divinas Personas, las reconoce a las Tres, Dios.
c) Lucas 1:35 dice: "El Espíritu Santo descenderá en ti, y el poder del Altísimo te cobijará con su sombra... Lo que nacerá será llamado Santo Hijo de Dios.
d) Lucas 3:22 dice que en el Bautismo de Jesús "descendió el Espíritu Santo... y una voz vino del cielo: Tú eres mi Hijo..."


Reporte este mensaje
Arriba
 Perfil Email  
Responder citando  

Re: Respuestas a Traicy
NotaPublicado: Dom Oct 19, 2008 11:43 am 
Desconectado

Registrado: Mié Jul 09, 2008 10:37 pm
Mensajes: 289
Estudiando la doctrina de la Santísima Trinidad a “profundidad”
Tomado de:


Por José M. Arráiz, icacatolica. Org/


Introducción

Una de la más profunda de las verdades de fe que profesamos nosotros los cristianos católicos es ésta: Existe un solo Dios, y existen en Él tres Personas distintas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Hay una misma naturaleza divina, pero tres Personas divinas diferentes.

Pocas son las denominaciones cristianas que no creen la doctrina de la Trinidad y que afirman que no es una enseñanza bíblica. Tal es el caso por ejemplo de los mooníes, los Testigos de Jehová, los Niños de Dios, los mormones y los adventistas, quienes la niegan directamente o indirectamente. Precisamente para profundizar en este tema he querido hacer este estudio.

Como entender la Trinidad

¿Cómo entender este misterio de que hay una sola naturaleza Divina en tres personas diferentes?

Las palabras "naturaleza" y "persona", no se toman aquí en el sentido corriente de los términos, sino de acuerdo con el lenguaje filosófico, que es más preciso. La naturaleza o esencia de los seres es aquello que hace que las cosas sean lo que son; el principio que las capacita para actuar como tal (por ejemplo, la naturaleza del hombre es ser animal racional compuesto de alma y cuerpo), La persona, en cambio, es el sujeto que actúa (por ejemplo un hombre concreto con un nombre: Juan José Arráiz, que actúa de acuerdo a su naturaleza: piensa, quiere, trabaja, etc.). Así es claro que en cada hombre hay una sola naturaleza y una sola persona. En Dios, en cambio, no ocurre así: una sola Naturaleza sustenta a una Trinidad de Personas.

Por esto, a la inteligencia humana le es imposible comprender el misterio de la Santísima Trinidad. El esfuerzo racional de los teólogos (entre los que tenemos a Santo Tomás de Aquino) ha tratado de ilustrarlo de la manera siguiente:

Como las tres divinas personas no se distinguen ni por su Naturaleza, ni por sus perfecciones, ni por sus obras exteriores, se distinguen únicamente por su origen.

No se distinguen por su naturaleza porque tienen una naturaleza en común, la Naturaleza divina. Así no son tres dioses, sino un solo Dios.

No se distinguen por sus perfecciones, porque éstas se identifican con la Naturaleza divina. Así ninguna de las tres Personas es más sabia o poderosa, sino que todas tienen infinita sabiduría y poder; ni la una es anterior a las otras, sino que todas son igualmente eternas.

No se distinguen por sus obras exteriores, ya que teniendo las tres la misma Omnipotencia, lo que obre una respecto a la criatura, lo obran las otras dos.

Se distinguen únicamente por su origen, porque el Padre no proviene de ninguna persona; el Hijo es engendrado por el Padre; y el Espíritu Santo procede a la vez del Padre y del Hijo. Esto es lo que impide que una Persona se confunda con las otras.

Ricardo Sada Fernandez en tu estudio de la Trinidad nos explica esto de una forma muy didáctica:

En primer lugar, consideremos a Dios Padre. Éste, con su infinita sabiduría, al conocerse a Sí mismo, formula un pensamiento de Sí mismo. Nosotros muchas veces, hacemos una cosa parecida cuando pensamos en nosotros mismos, y nos formamos un concepto sobre el propio yo, es decir, "aquello que somos para nosotros mismos". Sin embargo, hay una diferencia muy grande entre nuestro propio conocimiento y el de Dios sobre Sí mismo. Nuestro conocimiento propio es imperfecto, incompleto ("nadie es buen juez en causa propia"). E incluso, si nos conociéramos perfectamente, -es decir, si nuestro concepto sobre el propio yo fuera una clarísima reproducción de nosotros mismos-, tan sólo sería un pensamiento que no saldría de nuestro interior, sin existencia independiente, sin vida propia. El pensamiento cesaría de existir, aun en mi mente, tan pronto como volviera mi atención a otro asunto.

Tratándose de Dios, las cosas son muy distintas. Su pensamiento sobre Sí mismo es perfectísimo: abarca completamente todos y cada uno de los aspectos de su infinitud. Pero un pensamiento perfectísimo, para que de verdad lo sea, ha de tener existencia propia (si puede desaparecer, le faltaría esa perfección). Su pensamiento, es tan infinitamente completo y perfecto, que lo ha re-producido con existencia propia. La imagen que Dios ve de Sí mismo, la Palabra silenciosa con que eternamente se expresa a Sí mismo, debe tener una existencia propia, distinta. A este Pensamiento vivo en que Dios se expresa a Sí mismo perfectamente lo llamamos Dios Hijo. Dios Padre es Dios conociéndose a Sí mismo; Dios Hijo es la expresión del conocimiento que Dios tiene de Sí. Por ello, la segunda Persona de la Santísima Trinidad es llamada Hijo, precisamente porque es generado por toda la eternidad, engendrado en la mente divina del Padre.

Además, como esa generación es intelectual, se le llama "Verbo" es decir, "Palabra". Dios Hijo es la "Palabra interior" que Dios Padre pronuncia cuando su infinita sabiduría conoce su esencia infinita.

Ahora, Dios Padre (Dios conociéndose a Sí mismo) y Dios Hijo (el conocimiento de Dios sobre Sí mismo) contemplan la naturaleza que ambos poseen en común. Al verse (estamos hablando, claro está, de modo humano), contemplan en esa naturaleza lo bello y lo bueno en grado infinito. Y como lo bello y lo bueno producen amor, la Voluntad divina mueve a ambas Personas a un acto de amor infinito, de la Una hacia la Otra. Ya que el amor de Dios a Sí mismo, como el conocimiento de Dios de Sí mismo, son de la misma naturaleza divina, tiene que ser un amor vivo. Este amor infinitamente perfecto, infinitamente intenso, que dimana eternamente del Padre y del Hijo es el que llamamos Espíritu Santo "que procede del Padre y del Hijo". Es la tercera persona de la Santísima Trinidad. El Espíritu Santo es el "Amor Subsistente" , el "Amor hecho Persona".

Implicaciones de negar la Trinidad

Negar la doctrina de la Trinidad implica negar dos cosas principalmente: Que Cristo es Dios, y que el Espíritu Santo es Dios. Por tanto en el siguiente estudio nos centraremos en los siguientes puntos:

¿Es Cristo verdadero Dios?

¿Es el Espíritu Santo verdadero Dios?

¿Es Dios un Dios Trino?

Argumentos utilizados contra la Trinidad

Errores comunes de los antitrinitarios

Ya que los que niegan la doctrina de la Trinidad afirman que solo el Padre es Dios. Aseguran que no puede aceptarse esta doctrina porque dicha palabra no aparece en la Biblia. Pero si según la Biblia se puede demostrar que tanto Cristo como el Espíritu Santo son Dios, la teoría de la Trinidad quedará sustentada bíblicamente sin lugar a dudas.

Profundicemos primero en estos dos puntos básicos, para luego adentrarnos en la teoría de la Trinidad

1. ¿Es Cristo verdadero Dios?

Es muy importante profundizar en este punto ya que una de las bases de la fe cristiana. Las denominaciones que niegan la doctrina de la Trinidad hacen muchos esfuerzos para negar la divinidad de Cristo, ya que dan por sentado que refutando este punto ya la doctrina Trinitaria quedará refutada.

La sección de nuestro credo respecto la divinidad de Cristo dice:

...Creo en un solo Señor, Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho; que por nosotros, los hombres, y por nuestra salvación bajó del cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, siempre Virgen, y se hizo hombre; por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato; padeció y fue sepultado, y resucitó al tercer día, según las Escrituras, subió a los cielos y está sentado a la derecha del Padre; Desde allí ha de venir juzgar a vivos y muertos y su reino no tendrá fin…

Según lo anteriormente visto, nuestro credo definitivamente afirma que Cristo si es verdadero Dios, pero ¿Dice lo mismo la Palabra de Dios?

Comencemos por el capítulo 1 del evangelio de Juan:

“En el principio existía la Palabra y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios . Ella estaba en el principio con Dios. Todo se hizo por ella y sin ella no se hizo nada de cuanto existe. En ella estaba la vida y la vida era la luz de los hombres, y la luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la vencieron. Hubo un hombre, enviado por Dios: se llamaba Juan. Este vino para un testimonio, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por él. No era él la luz, sino quien debía dar testimonio de la luz. La Palabra era la luz verdadera que ilumina a todo hombre que viene a este mundo. En el mundo estaba, y el mundo fue hecho por ella, y el mundo no la conoció. Vino a su casa, y los suyos no la recibieron. Pero a todos los que la recibieron les dio poder de hacerse hijos de Dios, a los que creen en su nombre; la cual no nació de sangre, ni de deseo de hombre, sino que nació de Dios. Y la Palabra se hizo carne, y puso su Morada entre nosotros , y hemos contemplado su gloria, gloria que recibe del Padre como Hijo único, lleno de gracia y de verdad. Juan da testimonio de él y clama: «Este era del que yo dije: El que viene detrás de mí se ha puesto delante de mí, porque existía antes que yo.» Pues de su plenitud hemos recibido todos, y gracia por gracia. Porque la Ley fue dada por medio de Moisés; la gracia y la verdad nos han llegado por Jesucristo. A Dios nadie le ha visto jamás: el Hijo único, que está en el seno del Padre, él lo ha contado.” Juan 1,1-18

Con este único pasaje bastaría para afirmar sin lugar a dudas que Jesús era Dios, y Juan lo dice claramente: "En el principio existía la Palabra y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios", Juan se refiere a Jesús como la palabra, que estaba con Dios y a la vez era Dios. Luego nos dice: "Y la Palabra se hizo carne, y puso su Morada entre nosotros".

Pero esta no es la única evidencia indiscutible de que nuestro Señor Jesucristo sea verdadero Dios, la palabra de Dios está llena de ellas, veamos algunas evidencias claras:

Cristo es adorado

La Biblia es clara en que la adoración es exclusiva a Dios, adorar a algo o alguien sin ser Dios es idolatría:

“No habrá para ti otros dioses delante de mí” Éxodo 20,3

“Jesús le respondió: «Esta escrito: = Adorarás al Señor tu Dios y sólo a él darás culto.» =.” Lucas 4,8

Sin embargo en la misma Biblia Jesús es adorado numerosas ocasiones, cosa que sería grave pecado de idolatría sino fuera Dios. Por ejemplo:

Los Reyes Magos le adoraron:

“Entraron en la casa; vieron al niño con María su madre y, postrándose, le adoraron ; abrieron luego sus cofres y le ofrecieron dones de oro, incienso y mirra.” Mateo 2,11

El ciego de nacimiento al que le dio la vista le adoró:

“Jesús se enteró de que le habían echado fuera y, encontrándose con él, le dijo: «¿Tú crees en el Hijo del hombre?» El respondió: «¿Y quién es, Señor, para que crea en él?» Jesús le dijo: «Le has visto; el que está hablando contigo, ése es .» El entonces dijo: «Creo, Señor.» Y se postró ante él..” Juan 9,35-38

Las mujeres que se lo encontraron después de la resurrección le adoraron:

“En esto, Jesús les salió al encuentro y les dijo: «¡Dios os guarde!» Y ellas, acercándose, se asieron de sus pies y le adoraron” Mateo 28,9

Los apóstoles cuando lo vieron regresar a la presencia del Padre le adoraron:

“Por su parte, los once discípulos marcharon a Galilea, al monte que Jesús les había indicado . Y al verle le adoraron ; algunos sin embargo dudaron..” Mateo 28,16-17

Los ángeles del cielo también le adoran:

“Y nuevamente al introducir a su Primogénito en el mundo dice: = Y adórenle todos los ángeles de Dios. =” Hebreos 1,6

Es importante notar que la palabra en griego para indicar adoración es el verbo griego proskyneo y es la misma que se utiliza con Jesús cuando la Biblia dice que es adorado en forma absoluta (latría). Con Cristo no puede ser traducida en modo diferente ya que Cristo es reconocido como Señor y Dios (Juan 20,28)

Cristo comparte la gloria del Padre

Si Cristo no fuera Dios, no pudiera compartir la misma Gloria del Padre, ya que Dios no comparte su gloria

“Yo, Yahveh, ese es mi nombre, mi gloria a otro no cedo, ni mi prez a los ídolos. “ Isaías 42,8

Pero Jesús nos enseña que compartía la gloria con el Padre antes de la fundación del mundo

“Ahora, Padre, glorifícame tú, junto a ti, con la gloria que tenía a tu lado antes que el mundo fuese .” Juan 17,5

¿Podría no ser Cristo Dios y a su vez compartir la gloria junto al Padre desde la eternidad?

Cristo utiliza títulos que solo Dios tiene

En la Biblia podemos ver como Cristo utiliza títulos que solo Dios posee:

El Alfa y Omega, el Primero y el Último

La Biblia nos enseña que Yahveh es el Primero y el Último, el Alfa y la Omega

“Así dice Yahveh el rey de Israel, y su redentor, Yahveh Sebaot: «Yo soy el primero y el último , fuera de mí, no hay ningún dios.” Isaías 44,6

“Yo soy el Alfa y la Omega, dice el Señor Dios , «Aquel que es, que era y que va a venir», el Todopoderoso.” Apocalipsis 1,8

Pero Jesús también utiliza este título:

“Cuando lo vi, caí a sus pies como muerto. El puso su mano derecha sobre mí diciendo: «No temas, soy yo, = el Primero y el Ultimo, = el que vive; estuve muerto, pero ahora estoy vivo por los siglos de los siglos , y tengo las llaves de la Muerte y del Hades.” Apocalipsis 1,17-18

“Al Angel de la Iglesia de Esmirna escribe: Esto dice = el Primero y el Ultimo, = el que estuvo muerto y revivió .” Apocalipsis 1,8

Quien habla en los pasajes anteriores indiscutiblemente es Jesús, quien estuvo muerto, pero ahora vive por los siglos de los siglos. Y en el pasaje siguiente Jesús mismo se identifica como el Alfa y Omega, el Primero y el Último:

“Yo soy el Alfa y la Omega, = el Primero y el Ultimo, = el Principio y el Fin . Dichosos los que laven sus vestiduras, así podrán disponer del árbol de la Vida y entrarán por las puertas en la Ciudad. ¡Fuera los perros, los hechiceros, los impuros, los asesinos, los idólatras, y todo el que ame y practique la mentira!» Yo, Jesús, he enviado a mi Angel para daros testimonio de lo referente a las Iglesias. Yo soy el Retoño y el descendiente de David, el Lucero radiante del alba.»” Apocalipsis 22,13-16

Si Jesús no fuera Dios, entonces estaría mintiendo y blasfemando, y la Biblia estaría equivocada.

El Señor

El título de Señor (Kyrios en Griego) es utilizado en la Biblia Griega para designar a Yahveh, que es Dios de Dioses y Señor de Señores:

“porque Yahveh vuestro Dios es el Dios de los dioces y el Señor de los señores , el Dios grande, poderoso y temible, que no hace acepción de personas ni admite soborno” Deuteronomio 10,17

“Dad gracias al Dios de los dioses, porque es eterno su amor; dad gracias al Señor de los señores , porque es eterno su amor.” Salmo 136,2-3

Y en el nuevo testamento este titulo es conferido a Cristo en todos sus libros, dejando claro indiscutiblemente que Cristo, el Señor es Dios.

“y ¿de dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí?” Lucas 1,43

“os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador, que es el Cristo Señor;” Lucas 2,11

Otros ejemplos pueden verse en Lucas 7,13, Lucas 7,18, Lucas 9,59, Lucas 10,17, Lucas 10,39-41, Mateo 8,25, Mateo 22,43-45, Juan 11,2-3, Juan 20,28, Juan 21,7, Hechos 2,36, Hechos 20,21, Romanos 10,9, I Corintios 12,3, Filipenses 2,11, Colosenses 2,6.

Y por eso Jesús es llamado Señor en el nuevo testamento, al igual que Yahveh, es llamado Señor en el antiguo testamento:

“Estos harán la guerra al Cordero , pero el Cordero, como es = Señor de Señores y Rey de Reyes , = los vencerá en unión con los suyos, los llamados y elegidos y fieles.»” Apocalipsis 17,14

Apocalipsis 19,16 Lleva escrito un nombre en su manto y en su muslo: = Rey de Reyes y Señor de Señores. =

El Salvador

Otro título otorgado a Dios es el de salvador:

“Yo, yo soy Yahveh, y fuera de mí no hay salvador.” Isaías 43,11

Que es conferido indiscutiblemente a Cristo en el nuevo testamento:

“Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.»” Mateo 1,21

“os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador, que es el Cristo Señor;” Lucas 2,11

“Porque Dios no ha enviado a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.” Juan 3,17

“y que se ha manifestado ahora con la Manifestación de nuestro Salvador Cristo Jesús , quien ha destruido la muerte y ha hecho irradiar vida e inmortalidad por medio del Evangelio” I Timoteo 1,10

Otros ejemplos pueden verse en Juan 4:42, Juan 12:47, Hechos 4:12, Hechos 5:31, Hechos 13:23, Romanos 3:24, Efesios 5:23, Tito 2:13, Tito 3:6, II Pedro 1:11, II Pedro 2:20.

Si fuera de Dios no hay salvador, ¿Cómo puede ser Cristo el Salvador sin ser también Dios? ¿No sería una contradicción?

Las denominaciones que niegan la Trinidad están en el dilema de tener dos salvadores, a pesar que la Biblia claramente expresa que fuera de Dios no hay salvador. Para los que profesamos la Trinidad no hay contradicción.

Incluso en el antiguo testamento estaba prefigurado que el Mesías sería Dios mismo:

“Dijo él: «De cierto que ellos son mi pueblo, hijos que no engañarán.» Y fue él su Salvador en todas sus angustias. No fue un mensajero ni un ángel: él mismo en persona los liberó . Por su amor y su compasión él los rescató: los levantó y los llevó todos los días desde siempre.” Isaías 63,8-9

El pasaje anterior no podría ser más claro, no sería un mensajero, ni un ángel, sino Dios mismo en persona quien nos liberaría de nuestros pecados.

El creador

Este título corresponde solo a Dios, ya que la Biblia enseña que Dios creó todo sin ayuda de nadie, que todo lo ha realizado el solo:

“Así dice Yahveh, tu redentor, el que te formó desde el seno. Yo, Yahveh, lo he hecho todo, yo, solo, extendí los cielos, yo asenté la tierra, sin ayuda alguna.” Isaías 44,24

El pasaje anterior deja esto bien claro, pero si Cristo no es Dios no se pueden entonces explicar los siguientes pasajes:

“En el principio existía la Palabra y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios. Ella estaba en el principio con Dios. Todo se hizo por ella y sin ella no se hizo nada de cuanto existe.” Juan 1,1-2

¿Cómo es posible que Cristo no sea Dios, si Dios lo hizo todo sin ayuda, y el pasaje anterior nos muestra que sin la palabra (Cristo) no se hizo nada de cuanto existe?

Veamos otro pasaje:

“porque en él fueron creadas todas las cosas, en los cielos y en la tierra, las visibles y las invisibles, los Tronos, las Dominaciones, los Principados, las Potestades: todo fue creado por él y para él, ” Colosenses 1,16

¿Cómo es posible que Cristo no sea Dios, si el pasaje anterior dice que todo fue creado por Cristo y para Cristo? ¿Cómo es posible si la Biblia deja claro que el creador de todas las cosas es Dios sin ayuda de nadie?

YO SOY (Yahveh)

El nombre que Dios nos da en el antiguo testamento es YO SOY

“Contestó Moisés a Dios: «Si voy a los israelitas y les digo: "El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros"; cuando me pregunten: "¿Cuál es su nombre?", ¿qué les responderé?» Dijo Dios a Moisés: «Yo soy el que soy .» Y añadió: «Así dirás a los israelitas: "Yo soy" me ha enviado a vosotros.»” Éxodo 3,13-14

Y Jesús no dudó en atribuirse este título:

“Jesús les respondió: «En verdad, en verdad os digo: antes de que Abraham existiera, Yo Soy .» Entonces tomaron piedras para tirárselas; pero Jesús se ocultó y salió del Templo.” Juan 8,52-59

En este relato interesante vemos como los judíos intentan apedrear a Jesús, pero ¿Por qué? Porque Jesús utiliza para él el título "YO SOY" .

Los judíos intentaron apedrearle porque Jesús con el título "Yo soy" estaba afirmando ser Dios. Los judíos lo entendieron muy bien y no era la única vez que intentaron apedrearle por esto ya que ellos mismos dijeron que la razón por la que lo querían apedrear era porque decía ser igual a Dios. La siguiente cita lo explica con detalle:

“Yo y el Padre somos uno.» Los judíos trajeron otra vez piedras para apedrearle. Jesús les dijo: «Muchas obras buenas que vienen del Padre os he mostrado. ¿Por cuál de esas obras queréis apedrearme?» Le respondieron los judíos : «No queremos apedrearte por ninguna obra buena, sino por una blasfemia y porque tú, siendo hombre, te haces a ti mismo Dios.»” Juan 10,30-33

Dios

Por si todavía quedan dudas de que los títulos asignados a Jesús pertenecen solo a Dios, Cristo también es llamado Dios.

En antiguo testamento:

“Pues bien, el Señor mismo va a daros una señal: He aquí que una doncella está encinta y va a dar a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emmanuel.” Isaías 7,14

El significado de Emmanuel es Dios con nosotros

“Todo esto sucedió para que se ***pliese el oráculo del Señor por medio del profeta: Ved que la virgen concebirá y dará a luz un hijo, y le pondrán por nombre Emmanuel, que traducido significa: «Dios con nosotros.»” Mateo 1,22-23

También en el siguiente pasaje mesiánico se ve claramente quien sería el Mesías:

“Porque una criatura nos ha nacido, un hijo se nos ha dado. Estará el señorío sobre su hombro, y se llamará su nombre «Maravilla de Consejero », «Dios Fuerte» , «Siempre Padre», «Príncipe de Paz»” Isaías 9,5

En el nuevo testamento:

“Luego dice a Tomás: «Acerca aquí tu dedo y mira mis manos; trae tu mano y métela en mi costado, y no seas incrédulo sino creyente .» Tomás le contestó: «Señor mío y Dios mío.»” Juan 20,27-28

En el pasaje anterior en que Tomás reconoce a Cristo como Señor y Dios, no es corregido, sino alentado: "Porque me has visto has creído. Dichosos los que no han visto y han creído."

Otros ejemplos claros en donde Jesús es llamado Dios:

“Pero del Hijo: Tu trono, ¡Oh Dios!, por los siglos de los siglos; y: El cetro de tu realeza, cetro de equidad. =” Hebreos 1,8

En el pasaje anterior el Hijo es llamado Dios por el mismo Dios Padre, y esto es fácil de entender porque la Biblia nos enseña que tanto el Padre como el Hijo tienen una misma naturaleza:

“el cual, siendo resplandor de su gloria e impronta de su sustancia , y el que sostiene todo con su palabra poderosa, después de llevar a cabo la purificación de los pecados, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas,” Hebreos 1,3

Con el termino de que Cristo es de la "sustancia del Padre", el escritor de la carta a los hebreos nos está diciendo que Cristo tiene la naturaleza de Dios.

“Pero sabemos que el Hijo de Dios ha venido y nos ha dado inteligencia para que conozcamos al Verdadero. Nosotros estamos en el Verdadero , en su Hijo Jesucristo. Este es el Dios verdadero y la Vida eterna.” 1 Juan 5,20

En el pasaje anterior vemos que estamos en el verdadero (Dios) estando en Jesucristo, y refiriéndose a Él, lo señala también como el Dios verdadero y la vida eterna.

“Porque en él reside toda la Plenitud de la Divinidad corporalmente , y vosotros alcanzáis la plenitud en él, que es la Cabeza de todo Principado y de toda Potestad;” Colosenses 2,9

El pasaje anterior dice en otras palabras que en Cristo habita la plenitud de Dios en forma corporal, y por eso Cristo decía: El que me ha visto a mí, ha visto al Padre

“Si me conocéis a mí, conoceréis también a mi Padre ; desde ahora lo conocéis y lo habéis visto.» Le dice Felipe: «Señor, muéstranos al Padre y nos basta.» Le dice Jesús: «¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros y no me conoces Felipe ? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre .¿Cómo dices tú: "Muéstranos al Padre"? ¿No crees que yo estoy en el Padre y el Padre está en mí? Las palabras que os digo, no las digo por mi cuenta; el Padre que permanece en mí es el que realiza las obras. Creedme: yo estoy en el Padre y el Padre está en mí . Al menos, creedlo por las obras.” Juan 14,7-11

Porque Dios se nos ha revelado en la persona de su hijo, quien es verdaderamente el Emmanuel: Dios con nosotros.

“Tened entre vosotros los mismos sentimientos que Cristo: El cual, siendo de condición divina, no retuvo ávidamente el ser igual a Dios . Sino que se despojó de sí mismo tomando condición de siervo haciéndose semejante a los hombres y apareciendo en su porte como hombre; y se humilló a sí mismo, obedeciendo hasta la muerte y muerte de cruz . Por lo cual Dios le exaltó y le otorgó el Nombre, que está sobre todo nombre. Para que al nombre de Jesús = toda rodilla se doble = en los cielos, en la tierra y en los abismos, = y toda lengua confiese = que Cristo Jesús es SEÑOR para gloria de Dios Padre.” Filipenses 2,5-11

Este pasaje es uno de los pasajes más reveladores en cuanto al proceso a que Cristo se sometió para salvarnos. Lo primero que podemos ver es que Cristo, teniendo condición divina (lo que implica ser igual con Dios ya que no somos politeístas) no retuvo ser igual a Dios (lo que quiere decir que antes lo era, pero no se aferro a ello), y se hizo hombre (despojándose de la gloria que compartía con el Padre) y humillándose hasta morir en la cruz por nosotros. Luego el Padre le exalta nuevamente dándole el nombre sobre todo nombre, para que ante Él toda rodilla se doble (Se le adore, cosa que solo es permitida ante Dios) devolviéndole su lugar que tenía juntamente con el Padre y el Espíritu Santo.

2. ¿Es el Espíritu Santo verdadero Dios?

La sección de nuestro credo respecto a esto dice:

…Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, y que habló por los profetas…

Según lo anteriormente visto, nuestro credo definitivamente afirma que el Espíritu Santo es verdadero Dios, pero ¿Dice lo mismo la Palabra de Dios?

La Biblia identifica al Espíritu Santo con Yahveh

En el antiguo testamento se ven pasajes donde Yahveh habla al profeta Isaías

“Y percibí la voz del Señor que decía: «¿A quién enviaré? ¿y quién irá de parte nuestra»? Dije: «Heme aquí: envíame.» Dijo: «Ve y di a ese pueblo: " Escuchad bien, pero no entendáis, ved bien, pero no comprendáis." Engorda el corazón de ese pueblo hazle duro de oídos, y pégale los ojos, no sea que vea con sus ojos. y oiga con sus oídos, y entienda con su corazón, y se convierta y se le cure.»” Isaías 6,8-10

Pero Pablo identifica claramente aquí a Yahveh con el Espíritu Santo:

“Cuando, en desacuerdo entre sí mismos, ya se marchaban, Pablo dijo esta sola cosa: «Con razón habló el Espíritu Santo a vuestros padres por medio del profeta Isaías: = Ve a encontrar a este pueblo y dile: Escucharéis bien, pero no entenderéis, miraréis bien, pero no veréis . = = Porque se ha embotado el corazón de este pueblo, han hecho duros sus oídos, y sus ojos han cerrado; no sea que vean con sus ojos, y con sus oídos oigan, y con su corazón entiendan y se conviertan, y yo los cure. =” Hechos 28,25-27

Si el Espíritu Santo no es Dios ¿Cómo es posible que Pablo diga que ha sido el Espíritu Santo quien habló por medio del profeta, si en el antiguo testamento deja claro que fue Dios?

El pasaje anterior no solo confirma que el Espíritu Santo es Dios, sino que confirma la sección de nuestro credo que profesa: "Creo en el Espíritu Santo… y que habló por los profetas".

Otro ejemplo similar lo vemos en el Salmo 95:7-11

“Porque él es nuestro Dios, y nosotros el pueblo de su pasto, el rebaño de su mano.¡Oh, si escucharais hoy su voz!: «No endurezcáis vuestro corazón como en Meribá, como el día de Massá en el desierto , donde me pusieron a prueba vuestros padres , me tentaron aunque habían visto mi obra . «Cuarenta años me asqueó aquella generación, y dije: Pueblo son de corazón torcido, que mis caminos no conocen. Y por eso en mi cólera juré:¡No han de entrar en mi reposo!»” Salmo 95,7-11

El Salmo anterior explica como Dios fue tentado por el pueblo de Israel, pero Pablo vuelve a identificarle con el Espíritu Santo:

“Por eso, como dice el Espíritu Santo: = Si oís hoy su voz, = = no endurezcáis vuestros corazones como en la Querella, el día de la provocación en el desierto, = = donde me provocaron vuestros padres y me pusieron a prueba, aun después de haber visto mis obras = durante cuarenta años. = Por eso = me irrité contra esa generación y dije: Andan siempre errados en su corazón; no conocieron mis caminos. = = Por eso juré en mi cólera: ¡No entrarán en mi descanso! =” Hebreos 3,7-11

En el pasaje del Antiguo testamento se ve claramente hablando a Yahveh, pero Pablo dice: "Por eso, como dice el Espíritu Santo"

Por eso nosotros los católicos sabemos y profesamos que el Espíritu Santo es verdadero Dios y la tercera persona de la Trinidad.

La Biblia identifica al Espíritu Santo como un ser personal

A pesar de esto algunas sectas predican que el Espíritu Santo no es Dios. Los testigos de Jehová por ejemplo afirman que es la "fuerza activa de Dios sobre la tierra", creen que no es persona sino una fuerza impersonal.

Por el contrario, en la Biblia vemos que el Espíritu Santo se le describe como una persona no como una fuerza.

El Espíritu Santo puede ser entristecido

“No entristezcáis al Espíritu Santo de Dios, con el que fuisteis sellados para el día de la redención.” Efesios 4,30

Una fuerza impersonal no podría entristecerse.

Se puede pecar contra el Espíritu Santo

Tampoco se puede pecar contra una fuerza, pero si se puede pecar contra Dios.

“Por eso os digo: Todo pecado y blasfemia se perdonará a los hombres, pero la blasfemia contra el Espíritu no será perdonada. Y al que diga una palabra contra el Hijo del hombre, se le perdonará; pero al que la diga contra el Espíritu Santo, no se le perdonará ni en este mundo ni en el otro.” Mateo 12,31-32

Aquí Jesús deja claro que si algunos pecados pueden ser perdonados en este mundo, y en el otro mundo (en la etapa final de purificación que llamamos el purgatorio), este pecado contra el Espíritu Santo no.

El Espíritu Santo puede ser resistido:

“«¡Duros de cerviz, incircuncisos de corazón y de oídos! ¡Vosotros siempre resistís al Espíritu Santo! ¡Como vuestros padres, así vosotros!” Hechos 7,51

El Espíritu Santo consuela:

“Las Iglesias por entonces gozaban de paz en toda Judea, Galilea y Samaria; se edificaban y progresaban en el temor del Señor y estaban llenas de la consolación del Espíritu Santo.” Hebreos 9,31

El Espíritu Santo es enviado por el Padre y enseña:

“Pero el Paráclito, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi nombre , os lo enseñará todo y os recordará todo lo que yo os he dicho.” Juan 14,26

“Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me voy, no vendrá a vosotros el Paráclito ; pero si me voy, os lo enviaré: y cuando él venga, convencerá al mundo en lo referente al pecado, en lo referente a la justicia y en lo referente al juicio; en lo referente al pecado, porque no creen en mí; en lo referente a la justicia porque me voy al Padre, y ya no me veréis; en lo referente al juicio, porque el Príncipe de este mundo está juzgado. Mucho tengo todavía que deciros, pero ahora no podéis con ello. Cuando venga él, el Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad completa; pues no hablará por su cuenta, sino que hablará lo que oiga, y os anunciará lo que ha de venir.” Juan 16,7-13

Hemos visto que el Espíritu Santo es Dios, pero no es la misma persona que el hijo. La prueba está en que Jesús nos dice en el pasaje anterior: "Os conviene que yo me vaya; porque si no me voy, no vendrá a vosotros el Paráclito"

Tampoco es la misma persona que el Padre, y lo vemos cuando Cristo nos dice en Juan 14:26: "el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi nombre", dejando claro que no es el Padre, y será el Padre quien lo enviará en nombre del Hijo.


Reporte este mensaje
Arriba
 Perfil Email  
Responder citando  

Re: Respuestas a Traicy
NotaPublicado: Dom Oct 19, 2008 11:53 am 
Desconectado

Registrado: Mié Jul 09, 2008 10:37 pm
Mensajes: 289
3. ¿Es Dios un Dios Trino?

El problema que ha habido a través de los años para aquellos que han negado el dogma de la Trinidad, es que al no poder entender como es posible que Dios sea UNO, y habiten en Él tres Personas distintas, han optado, unos, queriendo asegurar mejor la unidad de naturaleza de Dios, negando la Trinidad de Personas, afirmando que las tres divinas Personas eran tan sólo tres diversos modos de concebir a Dios. Entre éstos está Sabelio. Otros, queriendo asegurar mejor la diferencia de personas, llegaron a negarla igualdad de Naturaleza. Por ejemplo, Arrio que negó la divinidad de Cristo, asegurando que era de diferente naturaleza que el Padre; y Macedonio que negó la divinidad del Espíritu Santo.

Pero profundicemos ahora en lo que la Biblia nos dice respecto a esto:

Prefiguraciones de la Trinidad en el Antiguo Testamento:

La Biblia ciertamente nos deja claro que Dios es UNO:

“Escucha, Israel: Yahveh nuestro Dios es el único Yahveh” Deuteronomio 6,4

Pero a pesar de esto, puede verse como Dios en numerosos pasajes del antiguo testamento se prefigura la pluralidad de personas:

“Y dijo Dios: «Hagamos al ser humano a nuestra imagen, como semejanza nuestra, y manden en los peces del mar y en las aves de los cielos, y en las bestias y en todas las alimañas terrestres, y en todas las sierpes que serpean por la tierra.” Génesis 1,26

Claramente dijo: "Hagamos" y como ya vimos anteriormente en Isaías 44:24, Dios hizo todo SOLO.

“Y dijo Yahveh Dios: «¡He aquí que el hombre ha venido a ser como uno de nosotros , en cuanto a conocer el bien y el mal! Ahora, pues, cuidado, no alargue su mano y tome también del árbol de la vida y comiendo de él viva para siempre.»” Génesis 3,22

En el pasaje anterior Dios se expresa en plural, cuando dice: "ha venido a ser como uno de nosotros"

“Bajó Yahveh a ver la ciudad y la torre que habían edificado los humanos, y dijo Yahveh: «He aquí que todos son un solo pueblo con un mismo lenguaje, y este es el comienzo de su obra. Ahora nada de cuanto se propongan les será imposible. Ea, pues, bajemos, y una vez allí confundamos su lenguaje , de modo que no entienda cada cual el de su prójimo.» Y desde aquel punto los desperdigó Yahveh por toda la haz de la tierra, y dejaron de edificar la ciudad. Por eso se la llamó Babel; porque allí embrolló Yahveh el lenguaje de todo el mundo, y desde allí los desperdigó Yahveh por toda la haz de la tierra.” Génesis 11,5-9

Otro pasaje claro, cuando dice Yahveh: "bajemos, y una vez allí confundamos su lenguaje"

“Y percibí la voz del Señor que decía: «¿A quién enviaré? ¿y quién irá de parte nuestra»? Dije: «Heme aquí: envíame.»” Isaías 6,8

Nuevamente en plural el Señor dice: "¿y quién irá de parte nuestra?"

¿Por qué en los pasajes anteriores Dios se expresa en esta forma "plural" en vez de "singular" y a la vez ser UNO?

Esto se debe a que la palabra hebrea para decir que Dios UNO es "ejad", palabra que es utilizada en el antiguo testamento en numerosas ocasiones como UNO, pero no como "uno simple" sino como "uno formado por varios".

Ejemplos los tenemos por ejemplo en varios pasajes donde se utiliza la misma palabra:

“Por eso deja el hombre a su padre y a su madre y se une a su mujer, y se hacen una sola carne.” Génesis 2,24

El hombre y la mujer son UNO, pero eso no quiere decir que no sean una pluralidad de personas.

“Todo el mundo era de un mismo lenguaje e idénticas palabras.” Génesis 11,1

“Júntalos el uno con el otro de suerte que formen un solo leño, que sean una sola cosa en tu mano.” Ezequiel 37,17

En todos estos casos se utiliza la misma palabra ejad "uno formado por muchos" en vez de la palabra vajid "unidad"

Por eso la palabra "ejad", que significa "uno" preserva la idea de unidad y a la vez de pluralidad de "uno formado por varios": un matrimonio formado por un hombre y una mujer, una lengua que hablan varios, un solo pueblo formado por todos los hombres, etc.

Podemos concluir que el hecho de que Dios sea uno en ningún momento contradice la doctrina de la Trinidad, por el contrario, la confirma. Y veamos ahora en el nuevo testamento como Cristo mismo nos revelaría que Dios si bien como hemos visto Dios es UNO, también que Él y el Padre son UNO:

La Trinidad en el Nuevo Testamento:

“Yo y el Padre somos uno” Juan 10,30

Así como la Trinidad está prefigurada en numerosos pasajes del antiguo testamento, en el nuevo testamento queda ya completamente clara, cuando se nos completa la revelación divina presentándonos a Cristo y al Espíritu Santo.

Una evidencia clara la vemos en la forma en como los primeros cristianos utilizaban formulas trinitarias:

“La gracia del Señor Jesucristo , el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros.” 2 Corintios 13,13

“Y tales fuisteis algunos de vosotros. Pero habéis sido lavados, habéis sido santificados, habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesucristo y en el Espíritu de nuestro Dios.” 1 Corintios 6,11

Los primeros cristianos no dudaban en saludar en sus cartas con una triple invocación en la que se unían el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Otra característica fundamental en la fe de los primeros cristianos era la certeza de que los carismas entregados a la Iglesia procedían de la Trinidad, y existía en ellos la absoluta convicción de que su vida de fe edificada por los carismas divinos era alimentada por las tres personas de la Trinidad:

“Hay diversidad de carismas , pero el Espíritu es el mismo; diversidad de ministerios , pero el Señor es el mismo ; diversidad de operaciones, pero es el mismo Dios que obra en todos.” 1 Corintios 12,4-6

Cristo había condensado todo esto en una orden sencilla: Bautizar en nombre de la Trinidad:

“Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo,” Mateo 28,19

Pero si la Trinidad no es una doctrina Bíblica ¿Por qué mandar a bautizar en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo?

4. Argumentos utilizados contra la Trinidad

Luego de ver la abundante evidencia que la Biblia nos da sobre la Trinidad, realizaré un breve resumen de los argumentos que utilizan los antitrinitarios para negarla:

Argumento 1: Jesús oraba, como Dios no puede orar a sí mismo, Jesús no es Dios

Ciertamente Jesús oraba:

“Así habló Jesús, y alzando los ojos al cielo, dijo: «Padre, ha llegado la hora; glorifica a tu Hijo, para que tu Hijo te glorifique a ti.” Juan 17,1

Ciertamente los que utilizan este argumento, demuestran que no conocen la doctrina de la Trinidad, ya que el pasaje anterior muestra claramente que Jesús no estaba orando a sí mismo, sino al Padre. Como hemos visto anteriormente Jesús y el Padre tienen una misma naturaleza divina, pero son Personas diferentes.

Argumento 2: Jesús reconoció que el Padre es mayor que Él, por tanto no es Dios

Utilizan el siguiente pasaje bíblico para argumentar su afirmación:

“Habéis oído que os he dicho: "Me voy y volveré a vosotros." Si me amarais, os alegraríais de que me fuera al Padre, porque el Padre es más grande que yo.” Juan 14,28

Pero aquí nuevamente se ve que la interpretació n de los antitrinitarios vuelve a quedarse corta en el entendimiento de la doctrina de la Trinidad, en donde queda claro que la persona del Hijo, la segunda de la Trinidad, tiene una naturaleza humana y otra divina. La humana, lógicamente, es inferior a la divina del Padre; pero ambas personas divinas, la del Padre y la del Hijo, son iguales.

Argumento 3: Jesús le reprochó al joven rico que le llamara bueno ya que bueno es solo Dios

“Le dijo Jesús: «¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno sino sólo Dios” Lucas 18,19

Jesús no le estaba reprendiendo, Jesús no le dijo: "No me llames bueno", le preguntó "¿Por qué me llamas bueno?", Jesús le estaba haciendo caer en cuenta de su divinidad porque evidentemente Jesús era bueno y era Dios.

Argumento 4: Jesús es un ser creado, por tanto no es Dios

Los antitrinitarios interpretan equivocadamente que Cristo un ser creado. Analicemos uno por uno los pasajes que utilizan para afirmar esto:

“Al Angel de la Iglesia de Laodicea escribe: Así habla el Amén, el Testigo fiel y veraz, el Principio de la creación de Dios .” Apocalipsis 3,14

En el pasaje anterior se utiliza para principio la palabra griega "arjé".. En calidad de título, como aparece aquí, la palabra arjé tiene en multitud de ocasiones el significado de "príncipe" o "principado" . En tal sentido aparece, por ejemplo, en Romanos 8:38; Efesios 1:21; 3:10; 6:12; Colosenses 1:16; 2:10; Tito 3:1, etc.

Ahora bien, en el libro de Apocalipsis, arjé es un título que se aplica única y exclusivamente a Dios, como puede verse en Apocalipsis 21:6

“Me dijo también: «Hecho está: yo soy el Alfa y la Omega, el Principio y el Fin; al que tenga sed, yo le daré del manantial del agua de la vida gratis.” Apocalipsis 21,6

Aquí se utiliza en su calidad de fuente (principio) de todo. Por tanto, el pasaje no dice que Cristo fue el primer ser creado, sino que fue la fuente u origen de donde emanó la creación, o lo que es lo mismo, el mismo creador, como ya hemos visto anteriormente.

“El es Imagen de Dios invisible, Primogénito de toda la creación,” Colosenses 1,15

Aquí interpretan equivocadamente la palabra primogénito como "primer creado", pero la palabra griega para significar "primer creado" es "protiktos", en contraposició n con la que aquí se utiliza que es "protótokos" que significa "primogénito" . Este término equivale no tanto al primero en nacer, sino al que posee ciertos derechos de gobierno, preeminencia o consagración. Ejemplo de esto lo podemos ver numerosas veces en la Biblia:

Jesús es llamado el primogénito de María y fue su único hijo:

“y dio a luz a su hijo primogénito , le envolvió en pañales y le acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en el alojamiento.” Lucas 2,7

David es llamado primogénito por Dios, y no solamente es el último de 8 hijos, y tampoco el primer rey de la tierra, pero si el predilecto de Yahveh:

“«El me invocará: ¡Tú, mi Padre, mi Dios y roca de mi salvación! Y yo haré de él el primogénito , el Altísimo entre los reyes de la tierra.” Salmo 89,27-28

En Génesis Jacob recibió las bendiciones de la primogenitura aunque nació después de Esaú

“Dijo Jacob: «Véndeme ahora mismo tu primogenitura.» Dijo Esaú: «Estoy que me muero . ¿Qué me importa la primogenitura? »” Génesis 25,31-32

Efraín es llamado "primogénito" en Jeremías 31:9 siendo el segundo hijo de José en Génesis 41: 52

“Con lloro vienen y con súplicas los devuelvo, los llevo a arroyos de agua por camino llano, en que no tropiecen. Porque yo soy para Israel un padre, y Efraím es mi primogénito .” Jeremías 31,9

“y al segundo le llamó Efraím , porque - decía - «me ha hecho fructificar Dios en el país de mi aflicción».” Génesis 41,52

Jesús es el primogénito de los muertos pero no el primero en morir:

“y de parte de Jesucristo, = el Testigo fiel, el Primogénito = de entre los muertos , = el Príncipe de los reyes de la tierra. = Al que nos ama y nos ha lavado con su sangre de nuestros pecados” Apocalipsis 1,5

Israel es llamado el pueblo primogénito por Dios pero no es el primer pueblo que Dios creó, pero sí es el pueblo consagrado por Él.

“Y dirás a Faraón: Así dice Yahveh: Israel es mi hijo, mi primogénito.” Éxodo 4,22

Es claro que afirmar que Jesús es el primer ser creado por utilizarse con él el término primogénito es desconocer por completo el significado que la Biblia le da a esta palabra.

Argumento 5: Jesús no es Dios porque a Dios no le ha visto nadie

“Entonces dijo Moisés: «Déjame ver, por favor, tu gloria.» El le contestó: «Yo haré pasar ante tu vista toda mi bondad y pronunciaré delante de ti el nombre de Yahveh; pues hago gracia a quien hago gracia y tengo misericordia con quien tengo misericordia.» Y añadió: «Pero mi rostro no podrás verlo; porque no puede verme el hombre y seguir viviendo.»” Éxodo 33,18-20

Pero no se puede confundir una visión espiritual de Dios, con una visión física de Dios . El antiguo testamento muestra como en los pasajes más antiguos el ángel de Yahveh era una manifestación corporal de Dios mismo (teofanía):

“La encontró el Angel de Yahveh junto a una fuente de agua en el desierto - la fuente que hay en el camino de Sur - y dijo: «Agar, esclava de Saray, ¿de dónde vienes y a dónde vas?» Contestó ella: «Voy huyendo de la presencia de mi señora Saray.» «Vuelve a tu señora, le dijo el Angel de Yahveh, y sométete a ella.» Y dijo el Angel de Yahveh: «Multiplicaré de tal modo tu descendencia, que por su gran multitud no podrá contarse.»” Génesis 16,7-10

En el pasaje anterior por la forma que vemos de expresarse al ángel, puede notarse que es Dios mismo cuando dice: "Multiplicaré de tal modo tu descendencia" ya que no sería un ángel quien multiplicaría su descendencia sino Dios mismo.

Otro ejemplo lo vemos en el siguiente pasaje:

“El Angel de Yahveh subió de Guilgal a Betel y dijo: «Yo os hice subir de Egipto y os introduje en la tierra que había prometido con juramento a vuestros padres . Yo dije: "No romperé jamás mi alianza con vosotros.” Jueces 2,1

Aquí otra vez podemos ver como Dios mismo toma forma humana, ya que es Dios mismo quien hizo subir de Egipto a los judíos y los introdujo a la tierra prometida. Es Dios mismo quien dijo: "No romperé jamás mi alianza con vosotros"

Por eso es que cuando Gedeón al darse cuenta de que había visto al ángel de Yahveh, pensó que moriría, ya que al ver al ángel de Yahveh veía una manifestación corporal de Dios mismo:

“Entonces Gedeón se dio cuenta de que era el Angel de Yahveh y dijo: «¡ Ay, mi señor Yahveh! ¡Pues he visto al Angel de Yahveh cara a cara!»” Jueces 6,22

Claro, no quiere decir esto que todas las veces que la Biblia habla del ángel de Yahveh habla de una manifestación visible de Dios.

Otros ejemplos de visiones físicas de Dios (que no implican la muerte) los vemos por ejemplo en Amos 9:1:

“Vi al Señor en pie junto al altar y dijo: ¡Sacude el capitel y que se desplomen los umbrales!¡Hazlos trizas en la cabeza de todos ellos, y lo que de ellos quede lo mataré yo a espada: no huirá de entre ellos un solo fugitivo ni un evadido escapará!” Amós 9,1

Isaías también pensó que moriría al ver a Dios, pero no lo hizo porque lo que vio una visión física de Dios:

“El año de la muerte del rey Ozías vi al Señor sentado en un trono excelso y elevado , y sus haldas llenaban el templo. Unos serafines se mantenían erguidos por encima de él; cada uno tenía seis alas: con un par se cubrían la faz, con otro par se cubrían los pies, y con el otro par aleteaban, Y se gritaban el uno al otro: «Santo, santo, santo, Yahveh Sebaot: llena está toda la tierra de su gloria.». Se conmovieron los quicios y los dinteles a la voz de los que clamaban, y la Casa se llenó de humo . Y dije: «¡Ay de mí, que estoy perdido, pues soy un hombre de labios impuros, y entre un pueblo de labios impuros habito: que al rey Yahveh Sebaot han visto mis ojos!»” Isaías 6,1-5

Si bien es cierto que a Dios nadie lo ha visto como para poder explicarlo de manera cabal, pero Cristo sí lo ha explicado y por eso decía: "Quien me ha visto a mi ha visto al Padre". Por lo tanto, aunque el pasaje implicara una visión física de Dios (que no lo hace como hemos podido comprobar), tampoco estaría indicando que Cristo no era Dios, ya que lo que vieron sus discípulos fue su envoltura humana, y no su naturaleza divina. En ese sentido podría decirse que a Dios, con toda la grandeza de su gloria, no lo ha visto nadie, porque cuando se encarnó en Cristo la humanidad servía de velo a aquélla.

Argumento 6: Jesús fue tentado, como no se puede tentar a Dios, Jesús no es Dios.

“Jesús, lleno de Espíritu Santo, se volvió del Jordán , y era conducido por el Espíritu en el desierto, durante cuarenta días, tentado por el diablo. No comió nada en aquellos días y, al cabo de ellos, sintió hambre.” Lucas 4,1-2

Este como otros argumentos han sido originados por la falta de entendimiento del proceso que Cristo sufrió al encarnarse para salvarnos, que ya estudiamos en Filipenses 2:5-11, donde vimos que Cristo tomó condición de siervo. En esa condición si podía ser tentado ya que de había despojado a si mismo de su condición de Dios, haciéndose semejante a los hombres. Notemos sin embargo que Cristo se despoja de su gloria, la que compartía con el Padre, pero no de su naturaleza divina.

Argumento 7: Jesús no es Dios porque hay un solo Dios según el nuevo testamento

Los antitrinitarios interpretan fuera de contexto los siguientes pasajes, que estudiaremos a continuación:

“Un solo Cuerpo y un solo Espíritu , como una es la esperanza a que habéis sido llamados. Un solo Señor , una sola fe, un solo bautismo , un solo Dios y Padre de todos, que está sobre todos, por todos y en todos.” Efesios 4,4-6

En pasaje anterior, los antitrinitarios toman la parte del pasaje: "un solo Dios y Padre de todos" para decir que solo el Padre es Dios, pero basta ver el pasaje completo para ver que en el se mencionan las tres Personas de la Trinidad. Como hemos visto antes, al llamar a Cristo Señor se le está reconociendo indiscutiblemente como Dios, haciendo que el pasaje, en vez de negar la Trinidad la confirme.

“no ceso de dar gracias por vosotros recordándoos en mis oraciones, para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de la gloria , os conceda espíritu de sabiduría y de revelación para conocerle perfectamente;” Efesios 1,16-17

En pasaje anterior Pablo se refiere al Dios de nuestro Señor Jesucristo, y los antitrinitarios interpretan de aquí que Jesús no era Dios, porque el Padre era su Dios. Otra vez aquí olvidan el proceso que sufrió Cristo descrito en Filipenses 2:5-11 para salvarnos. Pero basta ver el pasaje completo para ver que ese mismo proceso es descrito con detalle también aquí:

“no ceso de dar gracias por vosotros recordándoos en mis oraciones, para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de la gloria , os conceda espíritu de sabiduría y de revelación para conocerle perfectamente; iluminando los ojos de vuestro corazón para que conozcáis cuál es la esperanza a que habéis sido llamados por él; cuál la riqueza de la gloria otorgada por él en herencia a los santos, y cuál la soberana grandeza de su poder para con nosotros, los creyentes, conforme a la eficacia de su fuerza poderosa, que desplegó en Cristo , resucitándole de entre los muertos y sentándole a su diestra en los cielos, por encima de todo Principado, Potestad, Virtud, Dominación y de todo cuanto tiene nombre no sólo en este mundo sino también en el venidero. = Bajo sus pies sometió todas la cosas = y le constituyó Cabeza suprema de la Iglesia, que es su Cuerpo, la Plenitud del que lo llena todo en todo. ” Efesios 1,16-23

Estudiando el pasaje en su totalidad puede verse como Cristo recuperó la gloria que compartía con el Padre antes de que el mundo existiera (Juan 17:5) cuando el Padre le resucita y le sienta a su derecha, colocando encima de todo, y no solo en este mundo sino en el venidero (aclara el pasaje), y somete bajo sus pies todas las cosas. Si como hemos visto anteriormente Dios no comparte su Gloria, ¿Es posible que Cristo no sea Dios también? ¿No hay que leer el pasaje completo en su contexto antes de sacar semejantes conclusiones?

Se puede concluir analizando los principales argumentos que utilizan los antitrinitarios para atacar la doctrina de la Trinidad, que no son más que argumentaciones fuera de contexto y que proceden de un profundo desconocimiento de lo que en realidad enseña la doctrina Trinitaria.

5. Errores comunes de los antitrinitarios

En esta sección describiremos los errores más comunes que las denominaciones cristianas antitrinitarias profesan, debido a que los Testigos de Jehová son sus máximos exponentes nos centraremos en ellos:

Los Testigos de Jehová

Los testigos de Jehová son una agrupación religiosa que concuerda más con la definición de secta, que con el de una Iglesia Cristiana. Se caracterizan principalmente por aislar a los miembros de su entorno familiar, prohibiéndoles celebrar ***pleaños, navidad, etc. Someten a sus militantes a una programación basada en le repetición de ideas, y se caracterizan por tener una convicción inminente del fin del mundo, y un concepto de salvación que solo les engloba a ellos.

Entre los errores más graves de los testigos de Jehová con respecto a su antitrinitarismo (descontando todos los que ya encierra de por sí la negación de la Trinidad y que ya se han mencionado) tenemos:

La creencia de que Cristo es el arcángel San Miguel

Esta doctrina aunque profesada por los Testigos de Jehová, la originaron los adventistas del Séptimo día.

La Biblia hace numerosas referencias a la identidad del arcángel Miguel:

“En aquel tiempo surgirá Miguel, el gran Príncipe que defiende a los hijos de tu pueblo. Será aquél un tiempo de angustia como no habrá habido hasta entonces otro desde que existen las naciones. En aquel tiempo se salvará tu pueblo: todos los que se encuentren inscritos en el Libro.” Daniel 12,1

“Pero voy a revelarte lo que está consignado en el Libro de la Verdad. Nadie me presta ayuda para esto, excepto Miguel, vuestro Príncipe ,” Daniel 10,21

Miguel nos es presentado también en el Apocalipsis como un ángel de alta jerarquía, encabezando los ejércitos celestiales en la batalla contra el Diablo y sus demonios.

“Entonces se entabló una batalla en el cielo: Miguel y sus Ángeles combatieron con el Dragón. También el Dragón y sus Ángeles combatieron, pero no prevalecieron y no hubo ya en el cielo lugar para ellos. Y fue arrojado el gran Dragón, la Serpiente antigua, el llamado Diablo y Satanás, el seductor del mundo entero; fue arrojado a la tierra y sus Ángeles fueron arrojados con él. Oí entonces una fuerte voz que decía en el cielo: «Ahora ya ha llegado la salvación, el poder y el reinado de nuestro Dios y la potestad de su Cristo, porque ha sido arrojado el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba día y noche delante de nuestro Dios. Ellos lo vencieron gracias a la sangre del Cordero y a la palabra de testimonio que dieron, porque despreciaron su vida ante la muerte.” Apocalipsis 12,7-11

Pero en el pasaje anterior se dice que Miguel y sus ángeles vencen gracias a la sangre del Cordero (La Sangre de Cristo), y deja claro que San Miguel y Cristo son personas diferentes.

Otra prueba tangible de esto la vemos en el siguiente pasaje:

“El Príncipe del reino de Persia me ha hecho resistencia durante veintiún días, pero Miguel, uno de los Primeros Príncipes , ha venido en mi ayuda. Le he dejado allí junto a los reyes de Persia.” Daniel 10,13

En el pasaje anterior vemos a Miguel descrito como "uno de los Primeros Príncipes", pero al referirse a el como "uno de los primeros" deja por sentado que no es el único, a diferencia de Cristo que es el unigénito del Padre.

Otra prueba evidente es que la forma diferente en que Cristo se dirige el demonio a diferencia de San Miguel:

“En cambio el arcángel Miguel, cuando altercaba con el diablo disputándose el cuerpo de Moisés , no se atrevió a pronunciar contra él juicio injurioso, sino que dijo: = «Que te castigue el Señor». =” Judas 1,9

Aquí judas cita a San Miguel reprendiendo al enemigo en nombre del Señor. Cristo en cambio cuando reprende al demonio lo hace con su autoridad, porque Él es el Señor:

“Había en la sinagoga un hombre que tenía el espíritu de un demonio inmundo, y se puso a gritar a grandes voces: «¡Ah! ¿Qué tenemos nosotros contigo, Jesús de Nazaret? ¿Has venido a destruirnos? Sé quién eres tú: el Santo de Dios.» Jesús entonces le conminó diciendo: «Cállate, y sal de él.» Y el demonio, arrojándole en medio, salió de él sin hacerle ningún daño. Quedaron todos pasmados, y se decían unos a otros: «¡Qué palabra ésta! Manda con autoridad y poder a los espíritus inmundos y salen.»” Lucas 4,33-36

Por si queda todavía alguna duda, hay un pasaje muy claro que afirma que Cristo no es un ángel:

“Pues , ¿á cuál de los ángeles dijo jamás: Siéntate á mi diestra, Hasta que ponga á tus enemigos por estrado de tus pies?” Hebreos 1,13

Los ángeles no son adorados y no aceptan que se les adore:

“Yo, Juan, fui el que vi y oí esto. Y cuando lo oí y vi, caí a los pies del Angel que me había mostrado todo esto para adorarle . Pero él me dijo: «No , cuidado; yo soy un siervo como tú y tus hermanos los profetas y los que guardan las palabras de este libro. A Dios tienes que adorar.»” Apocalipsis 22,8-9

La adulteración de la escritura para apoyar su teología

Numerosas son las adulteraciones que los testigos de Jehová han hecho en su versión de la Biblia llamada "La versión del nuevo mundo", Biblia severamente criticada tanto por católicos como por otras Iglesias cristianas. Aquí, para no extendernos citaremos solo algunas:

Adulteración de Juan 1:1

“En [el] principio la Palabra era, y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era un dios” Juan 1,1 (Traducción de los testigos de Jehová)

En comparación con la traducción correcta:

“En el principio existía la Palabra y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios .” Juan 1,1-18

Aquí los testigos de Jehová agregaron "un" antes de Dios para negar que Jesús fuera Dios y adaptarlo a su teología. Este "un" no está presente en la traducción del griego y es sencillamente un "agregado". El problema de este aparte de falsear la escritura es que crea una incoherencia y un absurdo, ya que si Jesús era un Dios, diferente a Dios, ¿Quiere decir esto que hay 2 Dioses?

El libro "Las sectas frente a la Biblia" he sacado un resumen del porque esta traducción es incorrecta:

Los testigos de Jehová para justificar el error de traducción han inventado una regla gramatical, afirman que como en griego no existe palabra para indicar la idea de "uno", y, por lo tanto, cuando una palabra no lleva el artículo determinado (jo, je, to, en griego; el, la, lo, en castellano) debe colocarse delante la palabra "un, una". Esta regla es falsa, primero porque en griego sí hay palabras para expresar la idea de "uno, una" sin que tenga que suplirlas el traductor. Una de ellas es "eis", "mia", en (uno, una, uno), que Juan utiliza repetidas veces en Juan 1,40; 6,8.70.71; 7,21.50; 9,25; 10,16.30; 11,49-50.52; 12,2.4; 13,21.23; 17,11.21.22. 23; 18,14.22.26. 39;19,34, etc.. La otra es tis, ti (uno-a-o ó alguno-a-o), que también es utilizada repetidas veces en el Nuevo Testamento. Si Juan hubiera deseado decir que la Palabra (Cristo) era un dios, hubiera recurrido con toda seguridad al empleo de eis o de tis.

Ni siquiera ellos mismos siguen la regla como puede verse en su traducción en el mismo capítulo 1 del evangelio de Juan, en donde en el versículo 6 se nos dice que un hombre (Juan el Bautista) fue enviado por Dios, y esta palabra va sin artículo determinado; no obstante los testigos de Jehová no han traducido "representante de un dios", sino "representante de Dios". En el versículo 12 se nos habla de cómo llegar a ser hijos de Dios. Ahora bien, la palabra Dios va sin artículo determinado; pero ellos no traducen "hijos de un dios", sino "hijos de Dios". En el versículo 13, una vez más, la palabra "Dios" va desprovista de artículo determinado; pero ellos no traducen "voluntad de un dios", sino "de Dios". Hay muchos otros ejemplos pero éstos son suficientes para mostrar que la "regla" citada por los testigos no sólo no existe, sino que incluso no es aplicada por ellos mismos.

Mala traducción de los pasajes que dicen que Cristo recibe adoración

Anteriormente en nuestro estudio hemos visto los pasajes en donde Cristo es adorado, y comentamos que la palabra griega que se utiliza para indicar adoración es el verbo griego proskyneo. Cuando este verbo se refiere al Padre, los Testigos de Jehová bien traducen "adoración", como puede verse en el siguiente ejemplo:

“Respondiendo, Jesús le dijo: "Está escrito: ‘Es a Jehová tu Dios a quien tienes que adorar, y es solo a él a quien tienes que rendir servicio sagrado’".. Lucas 4,8 (Traducción de los testigos de Jehová)

Pero cuando se refiere a Cristo traducen "ríndanle homenaje":

“Pero cuando introduce de nuevo a su Primogénito en la tierra habitada, dice: "Y que todos los ángeles de Dios le rindan homenaje".” Hebreos 1,6 (Traducción de los testigos de Jehová)

En comparación con la traducción correcta:

“Y nuevamente al introducir a su Primogénito en el mundo dice: = Y adórenle todos los ángeles de Dios. =” Hebreos 1,6

Otros errores de traducción

“Jesús les dijo: "Muy verdaderamente les digo: Antes que Abrahán llegara a existir, yo he sido” Juan 8,58 (Traducción de los testigos de Jehová)

En comparación con la traducción correcta:

“Jesús les respondió: «En verdad, en verdad os digo: antes de que Abraham existiera, Yo Soy.»” Juan 8,58

Este pasaje que estudiamos anteriormente donde vimos que Cristo ostenta el título divino YO SOY (Yahveh, que es el nombre de Dios), es adulterado para ocultar este hecho. Los testigos de Jehová han traducido el tiempo presente del griego, "ego eimi" (yo soy) como si fuese pluscuamperfecto, "yo he sido" que es completamente incorrecto.

En fin, muchos son los errores de traducción del nuevo mundo, y el objetivo del estudio no es comentarlos todos. El mismo lector puede verificarlos comparando la traducción del nuevo mundo con cualquier Biblia católica en pasajes como I Corintios 11,30, Gálatas 5,15, Tito 2,13; Colosenses 2,12, I Juan 5,20, Mateo 10,38, Romanos 14,8-9, Mateo 27,52-53 entre otros.

Conclusión

Con este estudio he querido profundizar en este dogma de fe que es fundamental en nuestra fe Cristiana, y que es la revelación que Dios ha hecho al hombre de sí mismo, y que se sintetiza en que hay UNO Solo Dios, una sola naturaleza divina y tres Personas distintas. El Padre no es la misma persona que el Hijo, El Hijo no es la misma persona que el Espíritu Santo, ni el Espíritu Santo no es la misma persona que el Padre, pero cada persona es verdadero Dios.

Espero que este estudio les sea de utilidad, aunque no es más que un resumen de lo más importante que he recopilado de muchos otros estudios de reconocidos autores.


Reporte este mensaje
Arriba
 Perfil Email  
Responder citando  

Re: Respuestas a Traicy
NotaPublicado: Dom Oct 19, 2008 12:12 pm 
Desconectado

Registrado: Mié Jul 09, 2008 10:37 pm
Mensajes: 289
Podría seguir y seguir...

Cierro esta respuesta con un parrafo tomado del catecísmo católico:

234 El misterio de la Santísima Trinidad es el misterio central de la fe y de la vida cristiana. Es el misterio de Dios en sí mismo. Es, pues, la fuente de todos los otros misterios de la fe; es la luz que los ilumina. Es la enseñanza más fundamental y esencial en la "jerarquía de las verdades de fe" (DCG 43). "Toda la historia de la salvación no es otra cosa que la historia del camino y los medios por los cuales el Dios verdadero y único, Padre, Hijo y Espíritu Santo, se revela, reconcilia consigo a los hombres, apartados por el pecado, y se une con ellos"


Reporte este mensaje
Arriba
 Perfil Email  
Responder citando  

Re: Respuestas a Traicy
NotaPublicado: Dom Oct 19, 2008 2:24 pm 
Desconectado

Registrado: Mié Jul 09, 2008 10:37 pm
Mensajes: 289
¿De donde sacan los sacramentos?

Fe y Evangelio

Los 7 Sacramentos
Original en:


A su vez tomado de



Luego me mostró el río de agua de Vida, brillante como el cristal, que brota del trono del Cordero" Apocalipsis 22,1


¡JESUS SALVA!


¿BASTA ACEPTAR A CRISTO COMO NUESTRO ÚNICO SALVADOR?


Si hay una verdad en la que todos los cristianos estemos de acuerdo esta es: Jesucristo es nuestro único Salvador. Porque como dice S. Pedro: "No hay otro nombre por el cual podamos ser salvos." Hechos 4,12.


Si es importante saber que Jesús salva, no lo es menos saber ¿COMO SALVA JESUS? En efecto, supón tú que el avión en el que viajas se está quemando. Este avión lleva paracaídas para que puedas salvar tu vida, pero si tú saltas sin paracaídas, o te niegas a usarlo, tú no te salvas.


Yahvé salvó a Noé y su familia del diluvio, pero los salvó por medio del arca que Él les mandó construir.


Lo mismo pasa con Jesús: Él es nuestro único Salvador, pero si yo no uso los medios que Él me da para salvarme, no me salvo.

Lee el pasaje de las diez vírgenes en Mateo 25, 1. Las diez sabían que Jesús era su Señor y Salvador. Las diez esperaban que Jesús las dejaría entrar al Reino, todas ellas sabían lo mismo, todas ellas creían lo mismo, pero sólo cinco se salvaron: las prudentes. Sólo ellas hicieron aquello que Jesús quería: mantener la luz del alma encendida (Lee: Juan 11,9-10). Y cuando llegó el Señor sólo ellas entraron en el Reino. Después llegaron las 5 imprudentes, reconocieron a Jesús como su Señor y así le llaman: "Señor, Señor, ábrenos", pero El les respondió: "No os conozco". ¿Por qué? Porque sabían que Jesús, su Señor salvaba, pero no hicieron lo que Jesús, su Señor y Salvador mandaba.

Lo mismo pasa con Jesús: Él es nuestro único Salvador, pero si yo no uso los medios que Él me da para salvarme, no me salvo.


¿CÓMO NOS SALVA JESÚS?

¿CÓMO NOS COMUNICA LA VIDA?


Jesús nos salva comunicándonos su misma vida. El mismo dijo: "Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia". Esa vida por ser divina y totalmente gratuita la llamamos vida de gracia o vida sobrenatural. Cuando yo vivo en gracia la lámpara de mi alma está encendida, brilla en mí la luz de Cristo; cuando yo vivo en pecado mortal mi lámpara está apagada, vivo yo en tinieblas.

Esta vida sobrenatural se me comunica a través de los siete sacramentos.

El Papa nos enseña: "Cuando recibimos los sacramentos recibimos la vida de Jesús, vivimos la vida divina, nos asemejamos a Jesús. Es Cristo mismo, con su fuerza, mediante el Espíritu Santo que obra en nosotros esa semejanza." Juan Pablo II a los niños. 22/01/84.


LA IGLESIA NOS ENSEÑA


Adheridos a las doctrinas de las Santas Escrituras, a las tradiciones apostólicas y al sentimiento unánime de los Padres, profesamos que "los sacramentos de la Nueva Ley fueron todos instituídos por nuestro Señor Jesucristo" CIC n.1114 ss.


Los sacramentos están ordenados a la santificación de los hombres, a la edificación del Cuerpo de Cristo y, en definitiva, a dar culto a Dios, pero como signos, también tienen un fin pedagógico. No sólo suponen la fe, sino que a la vez la alimentan, la robustecen y la expresan por medio de palabras y cosas; por esto se llaman sacramentos de la fe. Confieren ciertamente la gracia, pero también la celebración prepara perfectamente a los fieles para recibir con fruto la misma gracia, rendir el culto a Dios y practicar la caridad.


Por consiguiente, es de suma importancia que los fieles comprendan fácilmente los signos sacramentales y reciban con mayor frecuencia posible aquellos sacramentos que han sido instituídos para alimentar la vida cristiana. "Sacrosantum Concilium" # 59. Estudia CIC (Catecismo de la Iglesia) 1122 ss.



¿PORQUÉ 7 SACRAMENTOS?



Porque 7 son las etapas de la vida. Hay una gran semejanza entre las etapas de la vida natural y las etapas de la vida sobrenatural" Lee: Catecismo de la Iglesia Católica (CIC n. 1210).


1. En la vida natural hay que nacer.


En la vida sobrenatural hay que nacer del agua y del espíritu. Lee: Juan 3,5. Nuestra madre la Iglesia nos engendra por el Bautismo.



2. En la vida natural hay que crecer y dar fruto.


En la vida sobrenatural la Confirmación lleva a su desarrollo y hace fructificar esa vida recibida en el Bautismo. Lee: Juan 15,16.


3. Para vivir es necesario alimentarnos.


En la Eucaristía Cristo, el Pan de Vida, nos nutre con su cuerpo y su sangre. Lee: Lucas 22, 19.


4. En la vida natural enfermamos y necesitamos medicina para recuperar la salud.


En la vida sobrenatural Jesucristo, médico de las

almas (Lee: Mateo 9,12), nos ofrece el sacramento de la Reconciliación para sanar las heridas del pecado: Lee: CIC n.1421.


5. En la vida natural buscamos formar un hogar.


En la vida sobrenatural Cristo quiere que los esposos se amen como El ama a su Iglesia (Lee: Efesios 5,25): para eso instituyó el Matrimonio.


6. En la vida natural necesitamos de una autoridad que ordene la vida social.


En la vida sobrenatural el Reino de Cristo en este mundo exige una autoridad, unos pastores que apacienten las ovejas de Cristo, para ello Cristo instituyó el Sacerdocio.


7. La vida natural llega a su ocaso y morimos.


La Unción de los Enfermos nos conforma con la muerte y resurrección de Cristo: Lee: CIC n. 1523.


¿BASTA SÓLO EL BAUTISMO?

¿QUIÉN INVENTÓ EL ARCO IRIS?


En efecto, Cristo dijo: "Quien no nace del agua y del Espíritu no puede entrar en el Reino de Dios". Juan 3,5. Pero Jesucristo nunca dijo: "Basta tan sólo nacer del agua y del Espíritu para entrar en el Reino de Dios". Y ¡claro! ¿cómo iba a bastar? Aquél que es la Vida verdadera ¿cómo nos iba a dar la vida a medias? Si la vida natural tiene siete etapas ¿por qué Cristo iba a hacer la vida sobrenatural menos perfecta? Algunos cristianos objetan: "Yo no veo los siete sacramentos en la Biblia, para mí son un invento de la Iglesia Católica".



¡Claro que no los ves! De la misma manera que tú no ves los siete colores del arco iris si no tienes un prisma. Nosotros sí los vemos porque tenemos un prisma que es la Iglesia. El prisma no inventa los colores de la luz, simplemente los separa y distingue para que tu ojo los pueda percibir con claridad y nitidez. Lo mismo la Iglesia, ella no inventa los sacramentos, simplemente nos ayuda a distinguir con claridad lo que la Biblia enseña.

Sin el prisma yo no podría distinguir los siete colores en un rayo de luz. Sin la Iglesia yo no puedo percibir los siete sacramentos contenidos en la luz de la Palabra Divina.



LOS SACRAMENTOS EN LA BIBLIA

SIETE PRUEBAS DE LA FE



Bautismo.
"Y acercándose Jesús les dijo: Me ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra; id pues y enseñad a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo". Mateo 28,18-19.



Confirmación.
"Cuando los apóstoles oyeron cómo había recibido Samaria la palabra de Dios, enviaron a Pedro y a Juan, los cuales bajando, oraron sobre ellos para que recibiesen el Espíritu Santo, pues aún no había venido sobre ninguno de ellos; sólo habían sido bautizados en el nombre del Señor Jesús. Entonces les impusieron las manos y recibieron el Espíritu Santo". Hechos 8, 14-17.



Eucaristía.
"Tomando pan se los dio diciendo: 'Este es mi cuerpo que es entregado por vosotros, haced esto en memoria mía.' Así mismo el cáliz... diciendo: 'Este es el cáliz de la Nueva Alianza en mi sangre que es derramada por vosotros' ". Lucas 22, 19-20.



Confesión.
"Diciendo esto sopló y les dijo: 'Recibid el Espíritu Santo, a quien perdonéis los pecados les serán perdonados, a quien se los retuviéreis, les serán retenidos' ". Juan 20, 22-23.



Unción de los enfermos.
"¿Alguno entre vosotros enferma? Haga llamar a los presbíteros de la Iglesia y oren sobre él, ungiéndole con el óleo en el nombre del Señor". Santiago 5,14.



Sacerdocio.
"Les constituyeron presbíteros en cada iglesia por la imposición de las manos, orando y ayunando y los encomendaron al Señor". Hechos 14, 23.



Matrimonio.
"En cuanto a los casados, el precepto no es mío sino del Señor, que la mujer no se separe del marido y de separarse, que no vuelva a casarse o se reconcilie con el marido y que el marido no repudie a su mujer". 1 Corintios 7, 10-11.




CONCLUSION.


Los 7 Sacramentos, sí están en la Biblia, el que tú no los veas o lo ignores no quiere decir que no existan.

Eucaristía. Muchos no obedecen a Cristo que dice: "Haced esto en memoria mía". Otros obedecen pero no creen a Cristo que dice: "Esto es mi cuerpo". Nosotros con Santo Tomás de Aquino confesamos: "La vista, el gusto, el tacto se equivocan, pero yo creo lo que sale de Tu boca."

Matrimonio. Jesucristo mandó: "Lo que Dios ha unido no lo separe el hombre". Lee: Mateo 19,10. Las iglesias de origen protestante autorizan el divorcio. ¿Cómo podemos escuchar a quien no obedece a Cristo?


Confesión. Santiago ordena: "Confesaos los pecados unos a otros". Lee: Santiago 5,16. Pero algunos dicen: "Yo no me confieso con ningún hombre pecador como yo, yo sólo me confieso con Dios". ¿De qué sirve saber mucha Biblia si después no obedecen lo que la Biblia manda?


Bautismo. Hay quien dice que no hay que bautizar a los niños, porque éstos no tienen pecado. Pero la Biblia enseña que todos nacemos con pecado. Lee: Salmo 50 (51) v. 7.

Santiago dice: "Si alguno enferma, que llamen a los presbíteros ("ancianos" en griego) de la Iglesia". Lee: Santiago 5,14. ¿A quién llaman ellos si no creen en el sacramento del Sacerdocio? ¿A los ancianos del asilo? ¿Cuál Iglesia? ¿No dicen ellos que la Iglesia es invisible? Como ves, la fuerza de las sectas está en la ignorancia e inacción de los católicos. ***ple tu deber de evangelizar adquiriendo y distribuyendo FE Y EVANGELIO.



ORACIÓN.


Señor Jesús tú eres mi único Salvador y por eso acepto los medios que tú me das para salvarme. Quiero renacer a la vida por el Bautismo, fortalecerme con tu poder por la Confirmación, alimentarme de ti en la Eucaristía, abrazarte en la Confesión y obedecerte en el Sacerdocio.Amén.


Hermano cristiano:

Si tú aceptas lo que la Biblia dice ¿Por qué no aceptas los siete sacramentos cuando yo te lo estoy probando con la Biblia? ¿Por qué cuando tú me das una cita, yo sí debo aceptar lo que tú me dices y cuando yo te doy una cita no aceptas lo que yo digo?. Te voy a decir por qué: Porque tú no crees en la Biblia sino en lo que tú entiendes de la Biblia.(Principio protestante del juicio privado). Esto es como creer que el mar es tan sólo el agua que me cabe en el hueco de la mano.


Católico confundido:

La Iglesia de Cristo te ofrece siete sacramentos. No hay ninguna que te ofrezca más, todas te ofrecen menos. ¿Por qué? Porque a la Iglesia Católica, como a Cristo mismo, todos le imitan pero ninguno le supera.


Católico apático:

¿De qué te sirve saber que hay siete sacramentos si vives como si no existieran?


Reporte este mensaje
Arriba
 Perfil Email  
Responder citando  

Re: Respuestas a Traicy
NotaPublicado: Dom Oct 19, 2008 2:56 pm 
Desconectado

Registrado: Mié Jul 09, 2008 10:37 pm
Mensajes: 289
El Bautismo

original en:



Queridos hermanos:

Un día se me acercó un caballero y me pidió que le buscara la fe de bautismo. Me dijo que cuando pequeño había sido bautizado en mi parroquia. Le comenté que me extrañaba mucho que él, siendo pentecostal, viniera a pedir su fe de bautismo a la Iglesia Católica. Me contó que necesitaba este documento para su jubilación... y conversando con él me hizo entender que ahora, de mayor, se había bautizado en otra religión, porque le habían dicho que el bautismo de niños chicos no es válido y además que Jesús se había bautizado como adulto.

Queridos hermanos, me doy cuenta de que hay mucha confusión entre nuestra gente acerca de la fe cristiana y muchos por falta de conocimiento bíblico abandonan la fe católica.

En esta carta les escribo de lo que la Biblia nos enseña acerca del bautismo cristiano, y en otra les explicaré que una familia cristiana tiene pleno derecho a pedir el bautismo de sus niños. Ante todo lea y medite:


1. El bautismo de Juan Bautista no es lo mismo que el bautismo de los cristianos.

Es verdad que Juan bautizaba a la gente adulta en el río Jordán, e incluso Jesús fue bautizado por él. Pero ¿qué significado tiene el bautismo de Juan?

Juan Bautista era el Precursor de Jesús, nuestro Salvador. Juan comenzó a predicar la penitencia y la confesión de los pecados para que la gente, con un corazón limpio, recibiera al Mesías que iba a venir pronto. Como signo de conversión y de perdón de los pecados, Juan llamaba a la gente a recibir el bautismo con agua en el río Jordán. Es decir el bautismo de Juan expresaba un cambio de vida, una verdadera conversión hacia Dios; significaba así una preparación para la venida del Señor (Mc.1,3).

Jesús también se hizo bautizar por Juan, aunque El no tenía ningún pecado y por eso no necesitaba el bautismo definitivo: «Mi bautismo -decía Juan- es un bautismo con agua y significa un cambio de vida, pero otro viene después de mí y es más poderoso que yo: El los bautizará en el fuego y en el Espíritu Santo» (Mt. 3, 11). Queridos hermanos y amigos, estos textos nos aclaran muy bien que el bautismo de Juan no es lo mismo que el bautismo cristiano.


2. ¿Qué es el bautismo instituido por Jesucristo?

Jesús resucitado, antes de subir al cielo, mandó a sus apóstoles: «Vayan y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos. Bautícenlos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo» (Mt. 28, 19-20).

Y en otra parte de la Biblia dijo Jesús: «El que crea y sea bautizado, se salva-rá» (Mc. 16, 16).

Los apóstoles y los primeros cristianos estaban conscientes de que el bautismo de Jesús era distinto del de Juan, era un mandato del Señor resucitado, y cuando comenzaron la predicación del Evangelio bautizaban a todos los que creían en Jesucristo. Por supuesto que este bautismo en Cristo tiene un sentido más profundo que el bautismo de Juan.

El bautismo cristiano significa, sobre todo, un nuevo nacimiento, una nueva vida. Jesús dijo: «Si no renaces del agua y del Espíritu Santo, no puedes entrar en el Reino de los cielos» (Jn. 3-5).


3. ¿En qué consiste este nuevo nacimiento?

a) Con el bautismo de Cristo nacemos a la vida de hijos de Dios: Por el bautismo cristiano nosotros «llegamos a tener parte en la naturaleza de Dios» (2 Pedr. 1, 4); y «somos realmente hijos de Dios por adopción» (Rom. 8, 16 y Gál. 4, 5). Desde ahora en adelante llevamos grabado en nuestro corazón el sello de Dios para toda la eternidad, y podemos clamar a Dios diciendo: «Abba-Padre» que significa «Papito». Dios, como Padre, nos cubre desde ahora y para siempre con su amor. Es éste el regalo más grande que podemos recibir acá en la tierra.

b) El bautismo nos incorpora a Cristo, es decir, somos de Cristo, somos cristianos:

«¿No saben ustedes que todos los que fuimos bautizados para unirnos a Cristo Jesús, tenemos parte con El en su muerte al ser bautizados? Así pues, por medio del bautismo fuimos enterrados junto con Cristo y estuvimos muertos, para ser resucitados y vivir una vida nueva» (Rom. 6, 3-5).

«Todos ustedes que fueron bautizados para unirse a Cristo, se encuentran cubiertos por El como por un vestido... y al estar unidos a Cristo Jesús, todos ustedes son uno solo» (Gal. 3, 27-28).

Eso quiere decir que por el bautismo somos injertados en el misterio pascual de Jesucristo: Morimos con él, somos sepultados con él y resucitamos a una nueva vida con él.

c) El bautismo cristiano es un nuevo nacimiento en el Espíritu Santo.

Dijo Jesús: «El que no nace del agua y del Espíritu Santo no puede entrar en el Reino de Dios» (Jn. 3, 5). Escribe el apóstol Pablo a su amigo Tito: «Cristo nos salvó por medio del Bautismo que significa que hemos nacido de nuevo, y por me-dio del Espíritu Santo que nos ha dado nueva vida. Por medio de nuestro Salvador Jesucristo, Dios nos ha dado el Espíritu Santo en abundancia» (Tit. 3, 5-6).

d) El Bautismo nos hace miembros del Cuerpo de Cristo, que es su Iglesia:

«Cristo es como un cuerpo que tiene muchos miembros y todos los miembros forman un solo cuerpo. Pues todos nosotros, seamos judíos o griegos, esclavos o libres, al ser bautizados hemos venido a formar un solo cuerpo por medio de un solo Espíritu» (1 Cor. 12, 12-13).

«Así somos uno en Cristo por el bautismo, un sólo pueblo de Dios formado por todas las razas y todas las naciones sin excepción».

Pertenecer a la Iglesia de Cristo no es una simple afiliación, como hacerse socio de un club. Los bautizados forman parte de una sola familia, son hermanos entre sí. «Hay un solo cuerpo y un solo Espíritu, así como Dios les ha llamado a una sola esperanza. Hay un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, un solo Dios y Padre de todos» (Ef. 4, 4-6).


3) ¿Qué se exige para recibir el bautismo?

Se exige primeramente la fe.

El bautismo es, antes que nada, el sacramento de la fe, por el cual el hombre acepta el Evangelio de Cristo. La fe está en el centro del Bautismo. En el libro de los Hechos de los Apóstoles leemos que, cuando un hombre de Etiopía quiso bautizarse, el diácono Felipe le dijo: «Si crees de corazón es posible». Respondió el etíope: «Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios» (Hch. 8, 37).

De esta forma la conversión, la aceptación de Cristo y su Evangelio por la fe es la primera condición para ser bautizado.

También exige luchar contra el mal: el bautismo no es para los cobardes, es para los que están dispuestos a luchar contra «los principados y potestades de las tinieblas» (Col. 2, 15).

San Pedro expresa esta lucha del cristiano en la imagen del león rugiente que espera el momento propicio para devorarnos (1 Ped. 5, 8-11).

También San Pablo exhorta a los creyentes: «Revístanse de la armadura de Dios para que puedan resistir las tentaciones del diablo, porque nuestra lucha no es contra la carne y la sangre, sino contra los principados y potestades, contra los dominadores de este mundo tenebroso, contra las fuerzas sobrenaturales del mal» (Ef. 6, 10-12).


4. Se exige ser testigo de Cristo:

«Los bautizados en Cristo reciben este poder del Espíritu Santo y saldrán para ser testigos de Cristo en las partes más lejanas del mundo» (Hch. 1, 5-8). Serán testigos de la «vida recta, de devoción a Dios, de fe, de amor, paciencia y humildad de corazón. Pelea la buena lucha de la fe, echa mano de la vida eterna, pues para esto te llamó Dios y has hecho tu buena declaración de fe delante de muchos testigos.» (1 Tim. 6, 11-12).

«Dios no nos ha dado un Espíritu de miedo, sino un Espíritu de poder, de amor y de buen juicio. No tengas vergüenza, pues, de dar testimonio a favor de Nuestro Señor... Acepta de tu parte los sufrimientos que vienen por causa del mensaje de salvación, conforme a las fuerzas que Dios da. Dios nos salvó y nos llamó a llevar una vida consagrada a El.» (2 Tim. 1, 7-9).

Queridos hermanos, nos damos cuenta de que el bautismo cristiano es algo grande; es, sin duda, el regalo más grande y hermoso que podemos recibir. Pero al mismo tiempo ser bautizado exige de nosotros mucha seriedad.

Algunos dicen también que por qué no esperar a bautizar hasta que uno sea grande y decida si quiere o no ser bautizado. Este tema lo veremos más adelante, pero desde ya les digo que el bautismo es un regalo de Dios. Y entonces ¿para qué esperar a aceptar este regalo? ¿Para que dejar que en la vida de un ser humano reinen por unos años las tinieblas pudiendo reinar la luz? Y hay otra razón: los papás para hacerte el regalo de la vida no te consultaron, porque la vida es un bien, es un regalo... de la misma manera, tus papás para hacerte el regalo de la vida divina no tienen para qué esperar a consultarte. Basta que ellos tengan fe y quieran para sus hijos este hermoso don.

Es posible que nunca hayamos tomado en serio esta realidad o que hayamos sido bautizados cuando niños y nunca hayamos recapacitado sobre lo que esto significa. Ojalá que ahora, tomemos en cuenta esta vida divina que nos da el bautismo y seamos capaces de renovar y vivir día tras día nuestra vida cristiana como bautiza-dos.


Dice el CATECISMO:


¿Qué es el Bautismo?

-Es un sacramento instituido por Nuestro Señor Jesucristo a través del cual nos convertimos en hijos adoptivos de Dios, miembros de la Iglesia y herederos del cielo.


¿Cómo podemos saber que el bautismo es necesario para la salvación?

-En Juan 3,5 se dice: «El que no renace del agua y del Espíritu Santo no entrará en el reino de los cielos».


¿Por qué los protestantes están contra el bautismo de los niños?

-Porque ellos dicen que los niños no pueden arrepentirse de sus pecados y también que los niños no pueden recibir la fe bautismal.


¿Por qué, según los protestantes, los niños no tienen derecho a ser bautizados?

-Según los protestantes los niños, para bautizarse, deberían arrepentirse de sus pecados. Pero nosotros sabemos que los niños no tienen ningún pecado personal por eso decimos que no necesitan arrepentirse para ser bautizados. El estar arrepentidos solamente es necesario para los adultos que han cometido pecados.


¿Qué enseña Jesús sobre el Bautismo de los niños?

-Jesús dice: «Vayan, pues, y enseñen a todas las naciones, bautizándolas en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo». Ahora bien, ¿quién forma los pueblos y las naciones? ¿Acaso no son los niños con los adultos los que conforman los pueblos y las naciones? La Iglesia bautiza a los niños en virtud de la fe y el compromiso de sus padres y padrinos.


¿Va contra la Biblia el bautizar a los niños?

-De ninguna manera, pues vemos en los Hechos de los Apóstoles: 16, 32-33 como familias enteras fueron bautizadas. No podemos imaginar que los Apóstoles negaran el bautismo a los niños que formaban parte de las familias convertidas.


¿Qué dice la Tradición sobre el bautismo de los niños?

-San Ireneo en el año 205 dice: «Jesús vino a salvarnos a todos». ¿Será que los niños no son parte de este todo? También San Agustín, en el año 481 dice en relación al Bautismo de los niños que «la Iglesia siempre conservó la costumbre y la tradición de bautizar los niños y que así lo hará hasta el fin».


Reporte este mensaje
Arriba
 Perfil Email  
Responder citando  

Re: Respuestas a Traicy
NotaPublicado: Dom Oct 19, 2008 4:03 pm 
Desconectado

Registrado: Mié Jul 09, 2008 10:37 pm
Mensajes: 289
---------
¿De donde sacan que hay que confesarle los pecados al cura?


(Jn 20,22-23)

"Reciban el Espíritu Santo: a quienes ustedes perdonen sus pecados, queden perdonados,

y a quienes se los retengan, queden retenidos"


(Mt 18,18)

"Todo lo que aten en la tierra, será atado en el cielo y todo lo que

desaten en la tierra, será desatado en el cielo"




¿Confesarse con un hombre?

Tomado de:



Queridos hermanos:

El otro día, hablando de la confesión alguien me dijo: «¿Cómo se le ocurre que yo me voy a confesar con un pecador como yo? Yo me confieso con Dios y punto. Entro en mi habitación, oro con fervor y Dios me perdona». Le contesté que el asunto no es tan simple. Muchas veces acomodamos la religión a nuestra manera, y así pasa también con la confesión. La confesión no es solamente «pecar, orar y listo». Hay que buscar a un sacerdote. Hacer un gran acto de humildad. Decirle sus pecados. Y luego recibir una corrección fraterna y la absolución del sacerdote de la Iglesia. Eso no lo han inventado los curas. Hay claras indicaciones en la Biblia acerca de la confesión delante de un ministro de la Iglesia.

Queridos hermanos católicos, en esta carta quiero explicarles primero lo que nos enseña la Biblia acerca del perdón de los pecados, y luego voy a contestar algunas dudas acerca de la confesión que algunos hermanos de otra religión nos plantean. Muchos católicos, sin mayor formación religiosa, fácilmente se dejan influenciar por estas inquietudes y sin darse cuenta se les van los grandes tesoros que Jesús confió a su Iglesia. Con esta carta no quiero ofender a nadie, pero lo que me mueve a escribir estas líneas es el amor por la verdad. Ya que solamente «la verdad nos hará libres» (Jn. 8, 32).



¿Qué nos enseña la Biblia acerca del perdón de los pecados?

1. Jesús perdona los pecados. En el Antiguo Testamento el perdón de los pe-cados era un derecho solamente de Dios. Ningún profeta y ningún sacerdote del Antiguo Testamento pronunció absolución de pecados. Sólo Dios perdonaba el peca-do.

En el Nuevo Testamento, por primera vez, aparece alguien, al lado de Dios Padre, que perdona los pecados: Jesús. El Hijo de Dios dijo de sí mismo: «El Hijo del Hombre tiene poder de perdonar los pecados en la tierra» (Mc. 2, 10).

Y en verdad Jesús ejerció su poder divino: «Cuando Jesús vio la fe de aquella gente, dijo al paralítico: Hijo, tus pecados te son perdonados» (Mc. 2, 5).

Frente a una mujer pecadora Jesús dijo: «Sus pecados, sus numerosos peca-dos le quedan perdonados, por el mucho amor que mostró» (Lc. 7, 47).

Y en la cruz Jesús se dirigió a un criminal arrepentido: «En verdad te digo que hoy mismo estarás conmigo en el Paraíso» (Lc. 23, 43).

2. Jesús comunicó el poder de perdonar pecados a sus apóstoles. Jesús quiso que todos sus discípulos, tanto en su oración como en su vida y en sus obras, fueran signo e instrumento de perdón. Y pidió a sus discípulos que siempre se perdonaran las ofensas unos a otros (Mt. 18, 15-17).

Sin embargo, Jesús confió el ejercicio del poder de absolución solamente a sus apóstoles. Jesús quería que la reconciliación con Dios pasara por el camino de la reconciliación con la Iglesia. Lo expresó particularmente en las palabras solemnes a Simón Pedro: «A ti te daré las llaves del Reino de los Cielos; y lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos» (Mat. 16, 19). Esta misma autoridad de «atar» y «desatar» la recibieron después todos los apóstoles (Mt. 18, 18). Las palabras «atar» y «desatar» significan: Aquel a quien excluyen ustedes de su comunión, será excluido de la comunión con Dios. Aquel a quien ustedes reciben de nuevo en su comunión, será también acogido por Dios. Es decir, la reconciliación con Dios pasa inseparable-mente por la reconciliación con la Iglesia.

El mismo día de la Resurrección, Jesucristo se apareció a los apóstoles, sopló sobre sus cabezas y les dijo: «Reciban el Espíritu Santo. A quienes perdonen los pe-cados, les quedarán perdonados y a quienes se los retengan, les quedarán retenidos» (Jn. 20, 22-23).

Y en la Iglesia primitiva ya existía el ministerio de la reconciliación como dice el apóstol Pablo: «Todo eso es la obra de Dios, que nos reconcilió con El en Cristo, y que a mí me encargó la obra de la reconciliación» (2 Cor. 5, 18).

3. Los apóstoles comunicaron el poder divino de perdonar pecados a sus sucesores. Las palabras de Jesucristo sobre el perdón de los pecados no fueron sólo para los Doce apóstoles, sino para pasarlas a todos sus sucesores. Los apóstoles las comunicaron con la imposición de manos. Escribe el apóstol Pablo a su amigo Timoteo: «Te recomiendo que avives el fuego de Dios que está en ti por la imposición de mis manos» (2 Tim. 1, 6).

Los apóstoles estaban conscientes de que Jesucristo tenía una clara intención de proveer el futuro de la Iglesia; estaban convencidos de que Jesús quería una institución que no podía desaparecer con la muerte de los apóstoles. El Maestro les había dicho: «Sepan que Yo estoy con ustedes todos los días hasta el fin del mundo» (Mt. 28, 20), y «las fuerzas del infierno no podrán vencer a la Iglesia» (Mt. 16, 18). Así las promesas de Jesús a Pedro y a los apóstoles, no sólo valen para sus personas, sino también para sus legítimos sucesores.

Como conclusión podemos decir: Cristo confió a sus apóstoles el ministerio de la reconciliación (Jn. 20, 23; 2 Cor. 5, 18). Los obispos, o sucesores de los apóstoles, y los presbíteros, colaboradores de los obispos, continúan ahora ejerciendo este ministerio. Ellos tienen el poder de perdonar los pecados «en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo».



Dudas que plantean otras iglesias acerca de la confesión

1. ¿En qué se basan los católicos para decir que los sacerdotes pueden perdonar los pecados? La Iglesia Católica lee con atención toda la Biblia y acepta la autoridad divina que Jesús dejó en manos de los Doce apóstoles y sus legítimos suceso-res. Esto ya está explicado. El poder divino de perdonar pecados está claramente expresado en lo que hizo y dijo Jesús ante sus apóstoles: El Señor sopló sobre sus cabezas y les dijo: «Reciban el Espíritu Santo. A quienes perdonen los pecados, les quedan perdonados; y a quienes se los retengan les quedan retenidos» (Jn. 20, 22-23).

Los apóstoles murieron y, como Cristo quería que ese don llegara a todas las personas de todos los tiempos, les dio ese poder de manera que fuera transmisible, es decir, que ellos pudieran transmitirlo a sus sucesores. Y así los sucesores de los apóstoles, los obispos, lo delegaron a «presbíteros», o sea, a los sacerdotes. Estos tienen hoy el poder que Jesús dio a sus apóstoles: «A quienes perdonen los pecados, les quedan perdonados» y nunca agradeceremos bastante este don de Dios que nos devuelve su gracia y su amistad

2. ¿Para qué decir los pecados a un sacerdote, si Jesús simplemente los perdonaba? Es verdad que Jesús perdonaba los pecados sin escuchar una confesión. Pero el Maestro divino leía claramente en los corazones de la gente, y sabía perfectamente quiénes estaban dispuestos a recibir el perdón y quiénes no. Jesús no necesitaba esta confesión de los pecados. Ahora bien, como el pecado toca a Dios, a la comunidad y a toda la Iglesia de Cristo, por eso Jesús quería que el camino de la reconciliación pasara por la Iglesia que está representada por sus obispos y sacerdotes. Y como los obispos y sacerdotes no leen en los corazones de los pecadores, es lógico que el pecador tiene que manifestar los pecados. No basta una oración a Dios en el silencio de nuestra intimidad.

Además el hombre está hecho de tal manera que siente la necesidad de decir sus pecados, de confesar sus culpas, aunque llegado el momento le cuesta. El sacerdote debe tener suficiente conocimiento de la situación de culpabilidad y de arrepentimiento del pecador. Luego el sacerdote, guiado por el espíritu de Jesús que siempre perdona, juzgará y pronunciará la absolución: «Yo te absuelvo de tus peca-dos en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo». La absolución es real-mente un juicio que se pronuncia sobre el pecador arrepentido. Es mucho más que un sentirse liberado de sus pecados. Es decir, a los ojos de Dios: no existen más esos pecados. Está realmente justificado. Y como consecuencia lógica, dada la delicadeza y la grandeza de este misterio del perdón, el sacerdote está obligado a guardar un secreto absoluto de los pecados de sus penitentes.

3. «Pero el sacerdote es pecador como nosotros», dirán algunos. Y les respondo: También los Doce apóstoles eran pecadores y sin embargo Jesús les dio poder para perdonar pecados. El sacerdote es humano y dice todos los días: «Yo pecador» y la Escritura dice: «Si alguien dice que no ha pecado, es un mentiroso» (1Jn. 1, 8). Aquí la única razón que aclara todo es esta: Jesús lo quiso así y punto. Jesús funda-mentó la Iglesia sobre Pedro sabiendo que Pedro era también pecador. Y Jesús dio el poder de perdonar, de consagrar su Cuerpo y de anunciar su Palabra a hombres pecadores, precisamente para que más aparecieran su bondad y su misericordia hacia todos los hombres. Con razón nosotros los sacerdotes reconocemos que llevamos este tesoro en vasos de barro y sentimos el deber de crecer día a día en santidad para ser menos indignos de este ministerio.

El sacerdote perdona los pecados por una sola razón: porque recibió de Jesucristo el poder de hacerlo. Además, durante la confesión aprovecha para hacer una corrección fraterna y para alentar al penitente. El confesor no es el dueño, sino el servidor del perdón de Dios.

Y otro punto importante es que el sacerdote concede el perdón «en la persona de Cristo»; y cuando dice «Yo te perdono...» no se refiere a la persona del sacerdote sino a la persona de Cristo que actúa en él. Los que se escandalizan y dicen ¿cómo un sacerdote que es un hombre puede perdonar a otro hombre? es que no entienden nada de esto.

4. ¿Qué otras diferencias hay entre católicos y protestantes acerca de la confesión? El protestante comete pecados, ora a Dios, pide perdón, y dice que Dios lo perdona. Pero ¿cómo sabe que, efectivamente, Dios le ha perdonado? Muy difícilmente queda seguro de haber sido perdonado.

En cambio el católico, después de una confesión bien hecha, cuando el sacerdote levanta su mano consagrada y le dice: «Yo te absuelvo en el nombre del Padre...», queda con una gran seguridad de haber sido perdonado y con una paz en el alma que no encuentra por ningún otro camino.

Por eso decía un no-católico: «Yo envidio a los católicos. Yo cuando peco, pido perdón a Dios, pero no estoy muy seguro de si he sido perdonado o no. En cambio el católico queda tan seguro del perdón que esa paz no la he visto en ninguna otra religión». En verdad, la confesión es el mejor remedio para obtener la paz del alma.

El católico sabe que no es simplemente: «Pecar y rezar, y listo». Pongamos un caso: Una mujer católica comete un aborto. No puede llegar a su pieza, rezar y decir que todo está arreglado. No. Ella tiene que ir a un sacerdote y confesarle su pecado. Y el sacerdote le hará ver lo grave de su pecado, un pecado que lleva a la excomunión de la Iglesia. El sacerdote le aconsejará una penitencia fuerte. Ella quizás hasta llorará en ese momento y antes del próximo aborto seguramente lo pensará tres veces... ¿Y ese señor que compra lo robado? ¿Y esa novia que no se hace respetar por el novio? ¿Y esa mujer que quita la fama con su lengua? ¿Y ese borracho?... Confesando sus pecados, se encontrarán con alguien que les habla en nombre de Dios y les hace reflexionar y cambiar su vida.

Queridos hermanos, termino esta carta con una gran esperanza de que nosotros los católicos seamos capaces de descubrir de nuevo el gran tesoro de la confesión.

Cuántos miles de personas mejoraron su vida sólo con hacer una buena confesión. Un gran psicólogo decía: «Yo no conozco ningún método tan bueno para mejorar una vida como la confesión de los católicos». Espero que este «gran tesoro» que dejó Jesús en su Iglesia, sea también provechoso para el crecimiento de nuestra vida espiritual.





La Confesión, ¿Directo con Dios o con el sacerdote?

Tomado de

Autor: Martin Zavala M.P.D.


PREGUNTA

Hola. Algunas sectas fundamentalistas nos dicen que: ¿Por qué nos confesamos con el sacerdote? Que eso está mal, que es un hombre pecador, que la Biblia lo prohíbe y que es mejor confesarse directo con Dios(Como si tuvieran celular). Incluso algunos católicos piensan algo parecido.



RESPUESTA

Bueno. Veamos que es lo que dice la Biblia sobre esto para no cometer esos errores titánicos que a muchos los hunde en el mar de la ignorancia, por no estudiar bien la Sagrada Escritura.

1.- Jesucristo dio este poder a los Apóstoles.

Esta es la principal razón por la que nos confesamos con el hombre de Dios. Somos discípulos de Jesucristo y lo estamos obedeciendo. Él da este poder a los hombres para que lo hagan en su nombre.

"Reciban el Espíritu Santo: a quienes ustedes perdonen sus pecados, queden perdonados,

y a quienes se los retengan, queden retenidos"

Jn 20,22-23

"Todo lo que aten en la tierra, será atado en el cielo y todo lo que

desaten en la tierra, será desatado en el cielo"

Mt 18,18


Estos pasajes están en todas las Biblias del mundo, incluyendo las que usan los hermanos separados. Así que nada de que la Iglesia inventó este sacramento ni de que la Biblia lo prohibe, pues quien lo instituyó, fue Jesucristo.

Nuestro Señor Jesucristo es muy claro. Aquí está hablando del "poder" de "perdonar" y de "no perdonar" los pecados. No está hablando de que nos perdonemos cuando nos ofendamos, sino que "algunos" (los apóstoles y sus sucesores) tienen el poder de perdonar los pecados. Por supuesto de Jesucristo sabía que ellos eran hombres pecadores y aun asi les dió este poder. Los obispos son sucesores de los Apóstoles y los sacerdotes sus colaboradores.

Jesús no dejó celulares para confesarse directamente con Dios. Dejó sacerdotes.

Cuando las sectas usan el pasaje de Jeremias 17 para decir que es malo confiar en un hombre, cometen el error de no leer el verisículo completo, pues dice:«... y que aparta su corazón de Yahvé». Eso es lo que la Biblia prohibe. En este caso la confesión no es para apartarnos de Dios, sino al contrario, para acercarnos y unirnos mas a él. Sin duda que este texto, sin el contexto, es un pretexto mas de las sectas.

2.- Práctica de la Confesión en la Biblia.

Veamos ahora cómo es que en los primeros años de vida de la Iglesia es que ellos entendieron este sacramento.

"Muchos de los que habían creído venían a confesar todo lo que habían hecho"

Hech 19,18


Acabamos de leer en la Biblia este pasaje en el que dice que cuando esas personas creyeron lo que hicieron fue " ir " a confesar sus pecados. La Sagrada Escritura dice "venían", habla de desplazarse de un lugar a otro. ¿A dónde fueron? ¿Por qué tenían que ir a otro lugar y no directamente con Dios?

La respuesta es muy sencilla. Ellos iban buscando a los Apóstoles. Ahí confesaban sus faltas. Esto es lo que hacían los cristianos verdaderos de aquel tiempo y lo que los católicos seguimos haciendo en la actualidad.

Además, la Biblia nos habla sobre el confesar a otro (el sacerdote) nuestras faltas:

"Confiésense unos a otros sus pecados". Stgo 5,14-16

Es un mandato (imperativo). No es una opción. Tanto que dicen las sectas basarse en la Biblia y no ven con claridad estos pasajes bíblicos. La solución para entender esto es que los hermanos separados se pongan a leer la Biblia y la acepten tal como es.

3.- El error de los fariseos y de las sectas.

El Evangelio de Mateo nos descubre en el siguiente pasaje la razón por la que algunos no quieren aceptar algo tan claro en la Biblia.

"... al ver Jesús la fe de esos hombres, dijo al paralítico: Ánimo, hijo; tus pecados quedan perdonados. Algunos maestros de la Ley pensaron:Qué manera de burlarse de Dios. Pero Jesús que conocía sus pensamientos, les dijo: ¿Por qué piensan mal? ¿Qué es más fácil: decir "quedan perdonados tus pecados" o "levántate y anda"? Sepan, pues, que el Hijo del hombre tiene autoridad en la tierra para perdonar pecados. Entonces dijo al paralítico: Levántate, toma tu camilla y vete a tu casa.

Y el paralítico se levantó y se fue a su casa. La gente, al ver esto, quedó muy impresionada y alabó a Dios por haber dado tal poder a los hombres" Mt 9,1-8

Qué tremendo. La gente sencilla "alabó a Dios por haber dado tanto poder a los hombres", mientras que los supuestos"maestros" de la Ley vieron en esto una ofensa para Dios. Igual pasa ahora. La gente sencilla bendice a Dios por haber dado este poder de perdonar los pecados a los hombres, mientras que las sectas con sus "supuestos" maestros actuales de la Biblia gritan escandalizados que "cómo un hombre puede perdonar los pecados". Ni modo, por algo el orgullo es el pecado que Jesús condenó con más fuerza.

4.- Prueba histórica de este sacramento.

Algunos ejemplos de cómo este sacramento se ha celebrado siempre en la historia de la Iglesia son los siguientes:

"Confesarse en la Iglesia antes de recibir el cuerpo de Cristo" La Didaje año 70

"...declarando su pecado al sacerdote del Señor" Orígenes año 244

"Agua y lágrimas no faltan en la Iglesia: el agua del bautismo y las lágrimas de la penitencia (confesión)" San Ambrosio año 395

"Que nadie diga: ***plo la penitencia secretamente ante Dios. Acaso se dijo sin motivo: lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo" San Agustín año 430

Resumiendo, digamos que este sacramento es un regalo que nos dejó Nuestro Señor Jesucristo, la Biblia lo enseña y la Iglesia lo ha realizado desde sus orígenes. Acérquese a celebrarlo haciendo un buen examen de conciencia, arrepintiéndose y confesándose para disfrutar de la misericordia de Dios.


Reporte este mensaje
Arriba
 Perfil Email  
Responder citando  

Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 31 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4  Siguiente

Todos los horarios son UTC - 4 horas


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


Puede abrir nuevos temas en este Foro
Puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
cron